Yo también opino: Bilbao y las personas jóvenes

Cuando a un niño, niña o adolescente se le pregunta por cómo imaginan su ciudad ideal, podemos preparar nuestro lápiz y papel para apuntar una larga lista. “…los parques con columpios, las canchas de baloncesto, los parques donde haya verde, ah, y queremos otro Artxanda!” Los niños y niñas que han participado en los talleres recientemente organizados por el Ayuntamiento de Bilbao han dejado bien claro que si les preguntan, opinan. Pero lejos de caer en el tópico de que tan solo quieren jugar y viven con grandes dosis de idealismo, en ocasiones, dejan ver una realidad cada vez más presente en la agenda de los gestores públicos: “¿y si queremos más bibliotecas o más teatros, más cultura?” o “Nos dicen que solo jugamos con el móvil, pero mis amigas y yo, cuando salimos, no podemos hacer nada, porque no nos ofrecen nada. ¿Nos sentamos en un banco a hablar?”

Existe un mito, una leyenda urbana, que dice que las personas jóvenes no se involucran con su entorno, que no les gusta participar en eso que se conoce como debate público. “Los jóvenes siempre dicen: ¡qué rollo!” es una de las frases más manidas y que menos fielmente reflejan la realidad. ¿Hemos probado a preguntarles?

El Ayuntamiento de Bilbao lo ha hecho. Lo está haciendo porque ambiciona ser Ciudad Amiga de la Infancia (CAI), el sello que UNICEF otorga a las ciudades y municipios que, entre otras cosas, incorporan la voz de los niños y niñas en la toma de decisiones de sus políticas. Por eso, hasta el 31 de mayo el consistorio quiere recabar el mayor número de opiniones posibles y hace un llamamiento a los niños, niñas y adolescentes que tengan entre 8 y 17 años y que vivan en Bilbao, para rellenar una encuesta on-line, sencilla y anónima (a la que se accede pinchando aquí)


CIUDAD AMIGA DE LA INFANCIA

Quienes obtienen el reconocimiento CAI se comprometen a hacer cumplir los 54 artículos recogidos en la Convención sobre los Derechos del Niño. Es precisamente en este tratado internacional donde encontramos, de forma explícita, la obligación de los Estados a garantizar que los niños y niñas tengan derecho a expresar su opinión y a que ésta se tenga en cuenta en todos los asuntos que les afectan.

El sello CAI premia a los ayuntamientos más involucrados con los derechos de la infancia, sin olvidar que éstas son las instituciones más cercanas a los niños y niñas. En sus barrios, pueblos, villas, municipios o ciudades los niños y niñas aprenden a jugar y a relacionarse, de ahí la importancia de contar con acceso a servicios de calidad en educación y en salud. Los consistorios son quienes primero deben garantizar el bienestar de la infancia, en colaboración con instancias superiores como diputaciones y gobiernos.

Bilbao está haciendo una apuesta valiosa y valiente. No se trata de plantar 4 árboles más en Santutxu o Zorroza, sino de sembrar un frondoso bosque que realmente altere el ecosistema. Los niños, niñas y adolescentes quieren ayudarnos a tener una ciudad mejor. ¿Les escuchamos?

 


Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.