Por cada millón de dólares invertido en salud para la infancia se reduciría la mortalidad infantil en un 60%

NUEVA YORK, 7 de septiembre de 2010 – La comunidad internacional puede salvar millones de vidas si se invierte primero en la infancia y las comunidades más desfavorecidas, según un nuevo estudio de UNICEF presentado hoy. Entre sus conclusiones, destaca que un enfoque basado en criterios de equidad, podría evitar alrededor de un 60% más de muertes de menores de cinco años en países con las mayores tasas de mortalidad infantil.

Estas conclusiones se presentan en dos publicaciones: Narrowing the Gaps to Meet the Goals (Acortar las distancias para alcanzar los objetivos) y Progreso para la Infancia: Lograr los Objetivos de Desarrollo del Milenio con equidad, informe elaborado por UNICEF. El estudio, que analiza los progresos realizados y los retos aún pendientes para la consecución de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, concluye que se han registrado grandes avances pero que aún queda mucho por hacer en los próximos cinco años.

Al comparar la eficacia de las diferentes estrategias de intervenciones esenciales de salud para las personas más necesitadas, el informe indica que orientando las estrategias hacia los niños y niñas más desfavorecidos se podrían salvar más vidas por cada millón de dólares invertido.

“Nuestras conclusiones ponen en tela de juicio el pensamiento tradicional de que centrarse en los niños y niñas más pobres y más desfavorecidos no resulta rentable”, dijo Anthony Lake, Director Ejecutivo de UNICEF. “Una estrategia centrada en la equidad no solamente supondrá una victoria moral –acertada en el plano de los principios– sino una victoria más interesante aún: acertada en la práctica”.

“La Declaración del Milenio fue concebida para mejorar las vidas de las personas más desfavorecidas del mundo”, dijo Anthony Lake. “Creemos que las conclusiones de este estudio pueden tener un efecto real en todo el mundo con respecto a la manera en que debemos lograr los ODM y el desarrollo humano en general, al ayudarnos a mejorar las vidas de millones de niños y niñas vulnerables”.

Entre las conclusiones más importantes del estudio de UNICEF figuran:

· Un enfoque centrado en la equidad mejora el rendimiento de las inversiones en comparación con cualquier otra alternativa, ya que evita muchas más muertes infantiles y maternas y episodios de retraso en el crecimiento.

· Con un enfoque centrado en la equidad, la inversión de 1 millón de dólares destinada a reducir las muertes de menores de cinco años en un país de bajos ingresos y con una mortalidad elevada podría evitar alrededor de un 60% más de muertes que el enfoque actual.

· Debido a que la carga nacional de enfermedad, de salud deficiente y de analfabetismo está concentrada en las poblaciones infantiles más pobres, proporcionar a estos niños y niñas servicios esenciales puede acelerar en mayor medida los progresos hacia los ODM y reducir las disparidades entre los países.

Para la realización del informe se ha contado con la participación de varios expertos externos, que describieron las principales conclusiones como sorprendentes y notables al mismo tiempo.

“Los resultados del estudio de UNICEF me hacen pensar que centrarse en la equidad puede ser convincente tanto desde el punto de vista instrumental como desde el punto de vista de los valores”, dijo Lawrence Haddad, Director del respetado Institute of Development Studies, ubicado en Sussex, Reino Unido, y autor del blog Development Horizons. Haddad formó parte del grupo de trabajo de expertos que examinaron el modelo preliminar del estudio.

Progreso para la Infancia: Lograr los Objetivos de Desarrollo del Milenio con equidad, el informe más importante de UNICEF sobre los progresos hacia los ODM, ofrece datos sobre las desigualdades, que se reflejan en una serie de indicadores clave: entre los países en desarrollo y los industrializados, entre las áreas más ricas y más pobres dentro de los países, entre las poblaciones rurales y urbanas, y entre los niños y las niñas. Los datos principales son los siguientes:

· Un niño o niña nacido en una familia que pertenece al 20% de la población más pobre de un país en el mundo en desarrollo tiene dos veces más posibilidades de morir antes de cumplir cinco años que un niño nacido en una familia que pertenece al 20% más rico.

· Los niños y niñas de las áreas más pobres de cada país tienen dos veces más posibilidades de sufrir insuficiencia ponderal y un mayor riesgo de retraso en el crecimiento en comparación con los niños de las áreas más ricas.

· A pesar de los grandes avances en el logro de la paridad entre los géneros en la educación primaria durante la última década, las niñas y las mujeres jóvenes de las regiones en desarrollo siguen encontrándose en una situación de considerable desventaja en el acceso a la educación, especialmente a nivel secundario.

· De los 884 millones de personas que carecen de acceso a fuentes adecuadas de agua potable, un 84% viven en las zonas rurales.

Estos informes de UNICEF se han publicado en combinación con un informe de Save the Children, A Fair Chance at Life: Why Equity Matters for Children (Una posibilidad en la vida: Por qué la equidad es importante para la infancia), que se centra en el ODM 4, reducir la mortalidad de menores de cinco años en dos terceras partes entre 1990 y 2015. El informe de Save the Children examina las disparidades en los progresos hacia la supervivencia infantil entre diversos países ricos y países menos acomodados. Afirma que llegar a las comunidades marginadas es esencial para reducir las desigualdades y lograr el ODM 4.

Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.