#CierraUNICEF: por un mundo donde no sea necesario

Tras setenta años de trabajo, UNICEF ha mejorado la situación de millones de niños y niñas en el mundo gracias a vacunas, alimento, escuelas y protección en países de todo el mundo. Sin embargo, aún queda mucho camino por recorrer para que se haga realidad su sueño más deseado: cerrar UNICEF.

Y es que cerrar significaría que los derechos de todos los niños y niñas de cualquier lugar del mundo estén cubiertos, que todos pudiesen vivir en lugares fuera de conflicto y que tuvieran sus necesidades primarias completamente satisfechas.

 Cierra_UNICEF_por_un_mundo_donde_no_sea_necesario

Todavía en 2017 cincuenta millones de niños y niñas sufren desnutrición aguda, 61 millones no van a la escuela y el trabajo infantil y el matrimonio infantil son una triste realidad a la que muchos se tienen que enfrentar diariamente sin recursos para poder evitarlo.

En los últimos 17 años se ha salvado la vida de 48 millones de niños y niñas menores de cinco años, entre 1990 y 2015 se ha proporcionado acceso a agua potable a 250 millones de personas; y cada año entre dos y tres millones de niños consiguen salvar su vida gracias a una vacuna.

 Cierra_UNICEF_por_un_mundo_donde_no_seamos_necesario

Pero, a pesar de estas cifras positivas, las hay también muy alarmantes: 16.000 niños y niñas están muriendo cada día por causas evitables como la diarrea, 50 millones padecen desnutrición aguda. A pesar de nuestro esfuerzo, el número de menores que se ven obligados a trabajar para ayudar a sus familias asciende a 168 millones.

Las situaciones extremas a las que se enfrentan en sus países de origen ponen en peligro cada segundo de sus vidas: 535 millones de niños y niñas viven en lugares afectados por conflictos o desastres naturales. La guerra en Siria y la crisis de los refugiados, la hambruna en Sudán del Sur, el conflicto en Yemen o la violencia en Nigeria son solo algunas de las emergencias que hacen que UNICEF siga siendo necesario.

 

Cierra_UNICEF_por_un_mundo_donde_no_seamos_necesarios

No podemos dar la espalda a estos niños y niñas indefensos. En sus más de setenta años de vida UNICEF ha demostrado gracias al apoyo de todos que un mundo mejor para la infancia es posible. Pero todavía queda mucho trabajo por delante. Alcanzar el cierre de nuestra organización es una utopía que puede hacerse realidad con nuestro esfuerzo y tu ayuda. Colabora con nosotros y #CierraUnicef.

 

 

La hambruna en Sudán del Sur amenaza la vida de 1,1 millones de niños y niñas

Nyakena se despertó una noche en medio de un fuego cruzado que amenazaba con matarla a ella, a su marido y a los dos mellizos que ambos esperaban. No tuvo más remedio que huir sin mirar atrás, perdiendo la pista de su marido y quedándose sola, embarazada, sin ningún lugar a donde ir y sin nada que comer.

Este es solo un ejemplo de las historias que se escuchan a diario en la clínica del Centro de Protección de Civiles de Juba, Sudán del Sur. La temporada seca, los conflictos armados y la altísima inflación del país han traído consigo una hambruna que está poniendo en peligro a cerca de cinco millones de personas en todo el país, más del 40% de la población.

La_hambruna_en_Sudan_del_Sur_amenaza_la_vida_de_1,1_millones_de_ninos

La declaración del estado de hambruna implica que la falta de alimentos es tan grave que la gente se está muriendo, literalmente, de hambre. En Sudán del Sur 1,1 millones de niños y niñas sufren desnutrición aguda, y 4,9 millones de personas más sufren una inseguridad alimentaria que puede dejarles sin comida en muy poco tiempo.

Dos de los hijos de Athill, de ocho meses, tienen el mismo peso que un recién nacido sano, cuatro kilos, y el resto de sus hijos tienen que caminar ocho kilómetros para poder acceder a los alimentos terapéuticos que necesitan para no caer en la desnutrición.

“La mayoría de las veces nos tenemos que aguantar el hambre, o comer unas pocas de estas semillas una vez al día porque no podemos comprar nada para alimentarnos. Vivo con miedo de que si no llueve pronto se acaben las semillas y no tengamos ni siquiera eso para calmar el hambre”, nos cuenta.

Además, el difícil acceso a los alimentos en Sudán del Sur aumenta las probabilidades de infectarse de otras enfermedades graves como el cólera, el sarampión y la malaria, la que sigue siendo la principal causa de morbilidad entre los niños y niñas menores de 5 años.

hambruna_en_Sudan_del_Sur_amenaza_la_vida_de_1,1_millones_de_ninosDesde UNICEF trabajamos en Sudán del Sur para que estas cifras tan alarmantes se reduzcan lo más rápido posible y salvar la vida de los millones de niños y niñas bajo la amenaza de la desnutrición aguda grave. Pero todavía tenemos mucho trabajo por delante, y solo podemos conseguirlo con tu ayuda.

Acción Humanitaria para la Infancia 2017

Uno de cada cuatro niños y niñas viven en países en situaciones de emergencia, con conflictos armados o desastres naturales afectando a sus vidas y a su futuro. Ellos son siempre los primeros que sufren las consecuencias de la falta de agua y alimento, de no tener acceso a la escuela o de la pérdida de sus familiares y amigos.

accion-humanitaria-infancia-2017

En la actualidad 81 millones de personas, de las cuales 48 millones son niños y niñas, necesitan ayuda urgente para sobrevivir como vacunas, educación, agua potable o apoyo psicológico. En su informe Acción Humanitaria para la Infancia 2017, UNICEF pide una cantidad de 3.000 millones de euros para poder cubrir estas necesidades.

48 países se encuentran en situaciones de emergencia, y UNICEF se encuentra en todos ellos para atender las necesidades inmediatas de los afectados, además de prevenir y reducir el impacto de futuras crisis, y aumentar las oportunidades de futuro para los niños, niñas y adolescentes. Los datos son alarmantes:

accion-humanitaria-infancia-2017-unicef

 

  • Tras seis años de conflicto, en Siria se siguen vulnerando los derechos más básicos de millones de niños y niñas.
  • La violencia ha obligado a 2,4 millones de personas a desplazarse y 400.000 niños y niñas padecen desnutrición aguda grave en Nigeria.
  • 11 millones de personas necesitan ayuda humanitaria por el incesante conflicto de Irak.
  • En Sudán del Sur los niños y niñas se encuentran en riesgo de sufrir desplazamiento, violencia y enfermedades.
  • Casi dos años de guerra después, la desnutrición en Yemen ha llegado a límites sin precedentes.
accion-humanitaria-para-infancia-2017

No podemos dar la espalda a las emergencias. UNICEF no abandonará los países en conflicto ni a los niños y niñas cuyas vidas están en peligro. Pero necesitamos tu ayuda. Entre todos, conseguiremos un futuro mejor para ellos. Seguimos trabajando.

 

El invierno en Oriente Medio expone a millones de niños y niñas a las bajas temperaturas

El crudo invierno de Oriente Medio con sus gélidas temperaturas dificulta aún más la situación de millones de niños y niñas que se han visto afectados por la crisis de la región.

“Los meses de invierno son brutales para los niños”, explica Geert Cappelaere, director regional de UNICEF para Oriente Medio y el Norte de África. “Ya están debilitados por meses de desnutrición y falta de atención médica, lo cual les pone en riesgo de sufrir hipotermias y graves infecciones respiratorias debido al frío”.

Tras años de conflicto en los que los desplazamientos han sido constantes, los recursos económicos de las familias son cada vez menores, y sin acceso al empleo se les hace imposible adquirir cualquier tipo de ayuda para paliar las bajas temperaturas.

Los campos o refugios temporales están acogiendo a más de 2,5 millones de niños y niñas en Siria, Iraq, Jordania, Líbano, Turquía y Egipto; donde UNICEF trabaja incansable proporcionándoles kits de invierno, que incluyen ropa, bufandas, guantes, zapatos y mantas térmicas para cientos de familias; muchas de las cuales han perdido todas sus posesiones durante su huída.

El_invierno_en_Oriente_Medio_expone_a_millones_de_niños_y_niñas_a_las_bajas_temperaturas

Por otra parte, el apoyo durante el invierno se une a los programas de salud, nutrición, agua y saneamiento, protección y educación;que siguen llegando a millones de niños y niñas vulnerables en la región.

En esta larga lucha, UNICEF trabaja para que todos los finales sean felices. Finales como el de Mustafa, que tras meses y meses de intenso recorrido ha logrado juntarse con su madre en Alemania; donde han comenzado una nueva vida lejos de los bombardeos y la violencia de su país natal, Siria. Ya ha hecho muchos amigos en el colegio, donde se esfuerza por aprender la lengua.

Para que estas historias sean las protagonistas de nuestra batalla, tenemos que seguir trabajando; pero las necesidades son mayores que la respuesta. Pese a las ayudas recibidas, UNICEF se enfrenta a un déficit de 38 millones de dólares para proporcionar la asistencia necesaria a todos los afectados por el frío. Si no recibe más fondos UNICEF no podrá proporcionar ropa de abrigo ni otros servicios, lo cual dejará a más de un millón de niños y niñas expuestos al frío.

No existe lugar seguro en Alepo

La guerra en Siria no da lugar a treguas. En tan solo dos días, Hanna Singer, representante de UNICEF en el país, ha visto caer 100 morteros sobre el oeste de Alepo, escucha continuos bombardeos en el lado oriental y duerme con el sonido de las explosiones de fondo. Durante los ataques, se esconden en baños y sótanos para después continuar trabajando, siempre con la amenaza de la muerte sobre sus cabezas: “un voluntario fue alcanzado por una bala mientras acompañaba a unos niños a su refugio”, explica Singer.

La mitad de las 31.500 personas que han tenido que desplazarse desde el este de la ciudad en los últimos diez días son niños y niñas. Niños que se han visto obligados a permanecer escondidos durante semanas en sótanos para salvarse de los incesantes bombardeos. Lo cuentan contentos. Han conseguido sobrevivir y pueden disfrutar del sol y sentir el aire. Pero han perdido mucho por el camino: padres, hermanos, amigos… Ya no volverán a sus antiguas escuelas, no se podrán sentar en el salón de su casa ni jugar en el parque que acostumbraban visitar.

No_existe_lugar_seguro_en_Alepo

No existe lugar seguro en Alepo. Llevar una vida normal es imposible. Millones de niños y niñas han muerto mientras iban a la escuela. Niñas como Hanadi y Lamar, asesinadas por la metralla de un mortero una mañana camino del colegio. Pero los niños y niñas no se rinden. Nunca pierden la fuerza para reír y jugar, para seguir creciendo. Y UNICEF tampoco lo hace. Gracias a las ayudas reunidas, se distribuye ropa de invierno y agua a refugios y pueblos; se mantiene y repara la red de agua de Alepo para 1,2 millones de personas y 7.000 niños, niñas y madres han podido ser vacunados.

1.600 niños y niñas tienen acceso a suplementos nutricionales y 6.000 reciben apoyo psicosocial. Las cifras son favorables pero todavía queda mucho trabajo por delante: solo en Alepo, cerca de 50.000 niños y niñas permanecen atrapados en condiciones extremas.

“Los niños – cuenta Singer – están muriendo porque no se les puede evacuar a 100 metros de distancia para ser tratados. La ayuda humanitaria, con todas las dificultades que acarrea, apenas alivia a los casi seis millones de niños que la necesitan en el país”. UNICEF seguirá trabajando sin descanso para salvar las vidas y mejorar su calidad a todo aquel que lo necesite. Con tu ayuda, podremos conseguirlo.

Alepon ez dago toki segururik

Siriako gudak ez du etenik. Azken hamar egunetan, Hanna Singer, UNICEF-eko ordezkaria herrialdean, 100  mortero jaurtiketa ikusi ditu Alepoko mendebaldean, etengabeko bonbardaketak entzuten ditu eta leherketako soinuarekin lo egiten du. Erasoak ematen diren bitartean, bainugeletan eta sotoetan ezkutatzen dira, gero lan egiten jarraitzeko, beti heriotzaren mehatxupean: “bolondres bati bala batek eman zion umeak euren aterpera eramaten zituen bitartean”, azaltzen du.

Azkenengo hamar egunetan desplazatu behar izan diren 31.500 pertsonen erdia umeak dira. Asteak sotoetan ezkutatuta egon diren haurrak, inoiz amaitzen ez diren bonbardaketetatik irteteko. Pozik kontatzen dute. Bizirautea lortu dute eta orain eguzkia eta aireaz disfruta dezakete. Baina asko galdu dute bidean: gurasoak, neba-arrebak, lagunak … Ez dira berriz euren eskoletara bueltatuko, ezin izango dute etxeko egongelan eseri edo beti joaten ziren parkean jolastu.

Alepon_ez_dago_toki_segururik

Ez dago toki segururik Alepon. Bizitza normal bat izatea ezinezkoa da. Milioika ume hil dituzte eskolarako bidean. Hanadi eta Lamar bezala, mortero baten metrailaz jota hilak eskolarako bidean. Baina umeek ez dute amore ematen. Inoiz ez dute jolasteko eta barre egiteko indarra galtzen, ezta hazten jarraitzeko gogoak ere. UNICEFek ere ez du amore ematen. Jasotako laguntzei esker, neguko arropa eta ura ematen ari da herri eta errefuxioetara; Alepoko ur-sarea mantentzen eta konpontzen da 1,2 milioi pertsonentzako eta 7.000 ume eta amek txertoak jaso dituzte.

1.600 umeri osagarri nutrizionalak eman zaizkie eta 6.000 haurrek laguntza psikosoziala jaso dute. Zenbakiak positiboak dira; baina lan asko geratzen da oraindik egiteke: Alepon soilik, 50.000 umek muturreko baldintzetan bizitzen jarraitzen dute.

“Umeak – kontatzen du Hannak – ospitaleko ehun metrotara hiltzen dira lagundu ezin ditzakegulako. Laguntza humanitarioa zailtasun askorekin topatzen da, eta ezin da behar duten sei milioi umeei lagundu”.

UNICEFek atsedenik gabe lanean jarraituko du bizitzak salbatzeko eta beharrizana duten haur guztien bizi kalitatea hobetzeko. Zure laguntzarekin, lor dezakegu.

1+1 es mucho más

Saja tiene doce años y es de Alepo. Desde que estalló la guerra no puede salir a la calle a jugar como cualquier niño por el riesgo continuo de bombardeos a los que se ven amenazados diariamente, y donde ya ha perdido a su padre, su hermano y a muchos de sus amigos. Saja perdió la pierna durante uno de esos bombardeos. Pero no se rinde. Ella mantiene su sonrisa, y sigue jugando al fútbol entre escombros.

Saja es tan solo un ejemplo de los 250 millones de niños y niñas que sobreviven diariamente a un país afectado por conflictos armados. Son, sin duda, el sector más indefenso de la sociedad.

“Sufren las consecuencias de las emergencias sin tener responsabilidades”, recuerda Isidro Elezgarai, Presidente de UNICEF País Vasco. Y no solo eso. Elsa Fuente, coordinadora de este mismo Comité, añade que “los niños y niñas que viven en situaciones de emergencia están más expuestos al abuso, maltrato o explotación, y se les priva de educación y ayudas sanitarias primarias”.

uno_mas_uno_es_mucho_mas

UNICEF recibe el apoyo de las caras más conocidas de EiTB

Hoy más que nunca cada pequeño gesto es vital para conseguir grandes resultados. Los esfuerzos que puede hacer una persona se multiplican por mil con la unión de la fuerza de muchas, permitiendo así “seguir defendiendo los derechos de los niños en los rincones más hostiles del mundo”, explica Javier Martos, Director Ejecutivo de UNICEF Comité Español.

Es por eso que la nueva campaña de UNICEF ‘Uno más uno, es mucho más’ pretende visibilizar en qué se materializa cada gesto: , entre otros. 2016 está suponiendo un enorme reto, y 2017 se aproxima como un gran desafío, pero nada va a detener a UNICEF en su empeño, que esta temporada cuenta con el apoyo de David Bisbal. El cantante, plenamente concienciado,  ha querido dedicar su canción ‘Duele Demasiado’ a todos esos niños y niñas que se ven abocados a tener que huir de la violencia en condiciones deplorables.

Reescribe el futuro de la infancia

Cada 13 de septiembre recordamos el Día Internacional del Legado Solidario, una jornada para recordar la posibilidad de incluir a UNICEF en el testamento para que en el futuro podamos seguir trabajando como lo hacemos ahora salvando la vida de miles de niños y niñas que incluso aún no han nacido, pero que desgraciadamente necesitarán nuestro apoyo.

Tenemos en nuestras manos la capacidad de hacer algo que creíamos que era imposible. Reescribir el futuro, ahora. Podemos cambiar el futuro simplemente con nuestra firma, en nuestro testamento. Podemos hacer que la vida de miles de niños y niñas mejore, que reciban una mejor educación, que estén protegidos contra el maltrato, la explotación o las mayores formas de violencia. Podemos hacer que todo eso desaparezca si, cuando ya no estemos, nuestro legado continúa a través de UNICEF.

Debemos tener una forma de asegurar que UNICEF tenga una financiación en el futuro, cuando nosotros ya no estemos. No siempre es fácil disponer de fondos para responder con agilidad y alcance a las necesidades más urgentes y los fondos que obtenemos de las herencias suponen una flexibilidad enorme para responder de forma efectiva.

Y eso lo podremos conseguir si cada vez más gente realiza un TESTAMENTO SOLIDARIO a favor de UNICEF, sin que en ningún momento se pretenda perjudicar a los herederos.

 

 

Es importante recalcar que UNICEF no quiere, en ningún momento, ir en perjuicio de los seres queridos y familiares. Se puede incluir a UNICEF en el testamento sin perjudicar a las personas a las que se quiere dejar la herencia. Si tiene hijos/as, cuenta con un tercio de la herencia de Libre Disposición que se puede repartir entre las personas u organizaciones que desee.

Convierte tu casa en una escuela, tu coche en tratamientos contra la desnutrición o tus ahorros en vacunas que salvarán la vida de miles de niños y niñas. Los tipos de bienes que puede dejar son muy variados: dinero en metálico o en cuentas bancarias, fondos de inversión, acciones, bienes de especial valor (joyas, arte, etc.) y bienes inmuebles (vivienda, piso, finca rústica, etc.)

 

Y hay varias formas de tenernos presente en el Testamento:

En el caso de que se quiera entregar los bienes a más de una persona y/o institución, se puede nombrar a UNICEF coheredero, señalando en el testamento el porcentaje asignado a cada una de las partes.

  1. Si no se tienen herederos, se puede nombrar a UNICEF heredero universal, entregándole todos los bienes, derechos y/o acciones.
  2. O se puede donar un bien concreto a UNICEF a través de un legado.

Es muy sencillo. Lo primero y fundamental es hacer TESTAMENTO. Esto, independientemente, de incluir a UNICEF o no, es un trámite importante que debemos hacer todos para evitar problemas en el futuro a nuestros familiares. Si, además, se quiere hacer un TESTAMENTO SOLIDARIO e incluir a UNICEF en él, basta con que, una vez decidido qué es lo que se quiere dejar a UNICEF, se acerque a su notario para realizar o modificar su testamento e incluir una frase que indique lo que se quiere legar y los datos de  UNICEF Comité Español. Nosotros podemos asesorarle y contamos con abogados expertos en esta materia que pueden explicarles y resolver cualquier duda. Pueden llamar al 902 31 41 31 o escribir un email a testamentosolidario@unicef.es.

 

I Jornada de Comunicación e Infancia en Euskadi

 

Una fotografía, un pie de foto, un titular, un sumario… pueden significar, aun sin pretenderlo, una vulneración flagrante de los derechos de la infancia y adolescencia. A pesar de que los y las profesionales de la comunicación tengan la mejor de las intenciones, bien por desconocimiento o por una constante carrera contrarreloj que deja poco tiempo para la reflexión, se cometen prácticas que pueden llevar al sensacionalismo y la estigmatización de la infancia y adolescencia.

El papel de las organizaciones en este contexto ha de ser vigilante y facilitador. Si bien no pue­den dejar de exigir corrección en el tratamiento de las informaciones que afectan a la infancia y adolescencia, han de ser artífices de una cultura de redacción que ponga sobre la mesa la sensibilización y rigor que piden. Ayudar a que los derechos de los niños y niñas no se vean conculcados ha de ser una meta común.

Las organizaciones sociales han de ir de la mano de los medios de comunicación para ayu­darles a erigirse como altavoz de los niños, niñas y adolescentes. Urge construir un mundo que autorice la voz de la infancia y adolescencia y que tenga en cuenta sus reflexiones. Son necesarios discursos y conciencias con un enfoque de derechos que llegue a la sociedad. Sólo así se producirán cambios transformadores y duraderos en el modo en que la sociedad trata y ve a la infancia y adolescencia.

Acerca de todo ello se reflexionó en la Sala de Juntas del edificio central de la biblioteca del Campus de Leioa de la Universidad del País Vasco-Euskal Herriko Unibertsitatea (UPV/EHU), lugar donde el pasado mes de abril se celebró la I Jornada de Comunicación e Infancia, organizada por Save the Children Euskadi y UNICEF Comité País Vasco-Euskal Herriko Batzordea. Celebrada bajo el título ‘Medios de comunicación, pobreza infantil e infancia refugiada’, su objetivo fue debatir sobre el tratamiento que los medios otorgan a estas dos temáticas. Para ello, la jornada se dividió en dos bloques. En el primero (‘¿Cómo informan los medios de comunicación sobre pobreza infantil?‘), tomaron parte Adela Úcar (ETB), César Coca (El Correo), Eider Hurtado (Onda Vasca), Estefanía Jiménez (EU Kids Online UPV-EHU), Juan Carlos de Rojo (Radio Euskadi) y Susana Martín (Deia). En el segundo bloque (‘Tratamiento de la información sobre infancia refugiada’), Ainara Lertxundi (Gara), Cristina Sánchez (RNE) y Nicolás Castellano (Cadena Ser) ofrecieron su perspectiva acerca de las informaciones que afectan a niñas y niños refugiados y migrantes, con especial atención al trabajo en terreno. Tras el descanso, se proyectó el siguiente vídeo, con los testimonios del fotoperiodista Iker Pastor y los periodistas Ane Irazabal y Mikel Ayestaran.

 

 

 

 

Y tú, ¿qué harías?

Un experimento. En Georgia. Anano tiene 6 años. Está sola. La primera vez tiene ropa limpio y un aspecto agradable. La segunda vez, no. ¿Cómo reacciona la gente? Y tú, ¿qué harías? El aspecto de Anano condiciona las reacciones de la gente.

Un vídeo que invita a la reflexión (¿qué representa la desigualdad en la vida de millones de niños y niñas?) en un momento en que desde UNICEF hemos hecho público el informe anual Estado Mundial de la Infancia (EMI) 2016. Una oportunidad para cada niño y niña. Y es que la equidad es la ruta de hoja a seguir: asegurar que todos los niños y niñas tengan las mismas oportunidades de sobrevivir, crecer y alcanzar el pleno desarrollo de sus capacidades, dando prioridad a la infancia y adolescencia más vulnerable. Porque la desigualdad limita el futuro y se perpetúa en los ciclos inter-generacionales. Y porque, si seguimos igual, 69 millones de niños y niñas morirán antes de cumplir los 5 años por causas evitables de aquí al año 2030.

 

 

 

elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.