Senderismo Adaptado

Discapacitados de a pie

Ayudas tecnicas low cost: Acolchado Auriculares

Esto si – Esto no

Taza con timbre

¡Yo estoy convencido que hay mucho gilipollas suelto!

Dislexia

¡Como se ponen en el Hospital!

La violencia que recibimos las personas con discapacidad

Muchos están convencidos, que en los tiempos que estamos, la inclusión, está cada vez más presente en nuestras vidas, una parte es realidad, comparado con años atrás, se ha avanzado bastante, pero aún hay demasiado por hacer…

Yo soy mujer, nací en el 87, la discapacidad no tardó en llegar, se puede decir, que ya recién nacida, los supuestos profesionales, me discriminaron, si ellos hubiesen actuado como médicos, la enfermedad no hubiese afectado a mi cerebro, la discapacidad jamás me hubiese visitado, o la secuela, hubiese sido tan pequeña, que apenas se hubiese notado.

A pesar de esa condición, sigo siendo mujer. Mi infancia la verdad, tuve suerte, en una de las escuelas me discriminaron, pero con seis años, llegué a donde pasé mi primaria. La escuela no estaba muy adaptada, pero el personal desde el primer día me trataron como una más, intentaron facilitarme todo, para seguir las clases con normalidad, incluso se preocuparon de mi rehabilitación.
En la secundaria fue más o menos igual, el problema en mi adolescencia eran las amistades, que a esas edades nadie quería responsabilidades, la que le tocaba sufrir era a mí.

La siguiente discriminación que sufrí, fue a la hora de trabajar, o ya antes cuando tuve que hacer las prácticas de lo que estudié, fue en el hospital de mi pueblo, no me quisieron en esa necesidad, menos para trabajar, como allí muchos lugares más, me discriminaron por mi discapacidad.

Mi mayoría de edad, hubo una de cal y una de arena, logré la libertad, con mi silla de motor, al fin no dependía de nadie para salir, logré un trabajo para personas con discapacidad, pero a la misma inició una nueva y dura etapa, el acoso sexual, que por fortuna no llegó a mas, pero el terror se te mete en el cuerpo, ya no puedes hacer más, no fueron uno, ni dos… fueron bastantes más, cincuentones que me acosaban, ya que yo siempre sola he ido, no importaba si estaba trabajando o dando un paseo, no eran desconocidos, como se dicen en las leyendas, eran vecinos del barrio, clientes de mi trabajo, que poco les importaba que era más de treinta años menor… ellos solo querían mi cuerpo, e hacerme daño.

  • Un vecino del barrio: Este pasaba de los 60 años, yo recién cumplía los 18, pues un día me acorralo, me besó en la mejilla (porque giré la cabeza) Una noche llegó a mi casa a buscarme, para llevarme, dios sabe dónde, con que intenciones, pero no es necesario, ser un Einstein, para averiguarlo.
  • Un cuidador del centro de verano: Sí, sí el estaba a cargo de chicas con discapacidad, que no podían hablar, eso él lo aprovechaba para tocarlas. A mi también me tocó.
  • 2 clientes: Uno de ellos, me declaró que nadie me iba amar, que él me daría y yo le daría y nos divertiríamos los dos. El otro, me abrazaba y besaba sin consentimiento ninguno, cuando llegó el que ahora es mi esposo, la cosa fue a peor, miradas pervertidas, amenazas, acorralamiento… solo estaba esperando la ocasión para atacar.

No penséis que por tener un guardaespaldas como es mi esposo, toda esa discriminación termino, no, de distinta manera, pero hubo más violencia, más discriminación (incluso amenazas de muerte) solo que ya he actuado más, he confiado en la justicia y me ha decepcionado grandemente, ya que en vez de actuar en aquellos que me violentaban, me trataban de exagerada, se ponen del lado del agresor las denuncias no servían de nada.

Discriminada, desconfiada en mi propia zona de confort, y por niños, parece mentira ¿verdad? Pues sí, acosándome en mi ventana, y reírse a carcajada, ya que yo no podía hacer nada. Hablemos con sus padres, con la policía, nadie hace nada… ¿Qué hacer ya?

Acosada por un perro, si, también he sufrido este tipo de acoso, en un principio era divertido, pero cuando ya se te engancha, a tu silla, a tus piernas, que por más que tú sigues para adelante, él sigue pegado a ti, y no puedes hacer nada, lo divertido se transforma en horror, como si un hombre como los que tanto lo han intentado estuvieran ahí acabando el trabajo empezado. La gente solo hace que reír, cuando tu suplicas, que alejen de ti a ese perro.

Luego tú eres el malo, tú pagas los platos rotos, cuando te tomas la justicia de tu mano, pero ¿qué otra nos queda? Si los que

Pero volviendo la discriminación global de las personas con discapacidad, yo he tenido suerte en estos puntos, la educación, el trabajo, la sexualidad, pero existen demasiados, que no conocen la inclusión, son tachados, solo por ser personas. Muchos hablan de inclusión, pero muchos más afirman que son brutalmente discriminados o violentados de la siguiente manera:

  • Físicamente.
  • Psicológicamente.
  • Sexualmente.
  • Moralmente.

Este es solo un testimonio de una mujer con discapacidad, hay miles que no son escuchados, que son ignorados por esta sociedad, miles por escuchar e intentar ayudar ¿Lo vas a intentar o para otro lado vas a mirar? Piensa que si eliges la segunda opción, serás tan responsable, como el que hace la crueldad

 http://disgoo.com/blogs/sexualidad/la-violencia-que-recibimos-las-personas-con-discapacidad

¡Éxito! El meme del ‘niño triunfal’ consigue 78.000 dólares para salvar a su padre

  • En 2010 se convirtió en un meme a nivel mundial: es el “niño triunfal” y ahora tiene 8 años de edad. Ha lanzado una campaña para conseguir dinero para un transplante de riñón para su padre.
  • La familia lanzó una campaña de crowdfunding para conseguir dinero para los gastos médicos asociados a la operación y consiguió cubrirlo en apenas 6 días.

Tiene 8 años. Su cara es la del ‘niño exitoso’ o ‘niño triunfal’ (Success kid, en inglés), y ha sido reproducida en millones de memes en los últimos años. Esta semana, consiguió usar su fama mundial para ayudar su padre: necesita un transplante de riñón y Sammy ha conseguido recaudar el dinero necesario.
Según informaba originalmente Daily Dot, Sammy Griner, que hace 5 años, en 2010, se convirtió en uno de los memes más conocidos de todo el planeta, necesitaba que el mundo ayudara a Justin Griner, su padre. Desde 2009 necesita del tratamiento de diálisis, después de ser diagnosticado con una enfermedad del riñón en el año 2006. Y ahora necesita un transplante.
La familia Griner lanzó la campaña a través de Gofundme, para poder recaudar dinero y cubrir los gastos médicos relacionados con la operación. Necesitaban hasta 75.000 dólares, cerca de 70.450 euros. Y han superado con creces su objetivo: gracias a la fama de Sammy, en apenas 6 días más de 3.700 personas han donado 78.844 dólares, más incluso de lo que necesitaban.
Como explicaba Laney Griner, la madre de Sammy y mujer de Justin, “sólo se puede sobrevivir sin un funcionamiento natural del riñón y usando filtración artificial durante un determinado tiempo“, aseguró al Daily Dot, “ha afectado a su energía y humor, no puede trabajar y se pasa 12 horas a la semana en una clínica de diálisis”. “La única forma de salvar su vida es conseguir un transplante”, aseguró.
El dinero que necesitan no es para la operación en sí, cubierta por el sistema médico de EEUU, Medicare, sino para los gastos médicos asociados. Y parece que, gracias a un meme viral que sacó las sonrisa a más de uno, ha conseguido salvar la vida de su padre.

http://noticias.lainformacion.com/mundo/exito-el-meme-del-nino-triunfal-consigue-78-000-dolares-para-salvar-a-su-padre_PmmgdN31KFhtcriXe5j3K6/

elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.