Hacia el mar de los saharauis

Y llega por fin el sábado. Nos dicen que seremos muchos más que los 1000 que se habían marcado como objetivo para la columna de manifestantes. Han llegado aviones de Alicante, Zaragoza, Barcelona, Madrid, Bilbao, y también italianos y argelinos.

Salimos de los campamentos a las 5 de la mañana en docenas de Toyotas y Nissan todoterreno y algunos camiones, fruto de donaciones de ONGs, gobiernos autónomos y municipios. En nuestro vehículo entramos a presión, literalmente, 14 personas (tres delante y 11 atrás). Todos los demás van igual. El viaje es incómodo y se hace largo a través de pistas de piedras, arena y baches, pero emociona mirar hacia adelante y atrás y ver la caravana solidaria que se moviliza formando una gran nube de polvo, con las banderas saharauis asomando por las ventanas.

Por fin llegamos junto al muro. Nos han dicho que la zona es segura, limpia de minas, pero que por si acaso, si vemos algo metálico brillando no se nos ocurra darle patadas. Tras nosotros, un par de vehículos de la MINURSO (Misión de Naciones Unidas para el Referendum en el Sahara Occidental). Unimos nuestras manos en la cadena humana. Hay un poco de caos al principio pero la cadena acaba formándose, desplazándose hacia los lados, estirándose como una serpiente, avanzando sin miedo, gritando consignas. En frente los soldados marroquís, sacándonos fotos.

Y más allá, mucho más allá de este infinito desierto y esta injusta espera, al otro lado de ese muro infranqueable, todos sabemos que está el mar. El mar de los saharauis.

Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.