Autoengaño

Fuerza que tiré por la borda,
estigma de perdedor,
poemas que no sienten nada.
Llantos sin compasión.
Abismo en la dulce morada.
Algo que duele en el alma.
Desespero en revolución
cuando quieres… y no puedes.
El corazón que más siente
es el que sufre en silencio,
por discordancias fuertes
y estropicios en descensos.
Sólo deseo aprender
de errores hoy positivos.
Autoengaño que desde niño,
crecí con él hasta hoy.

NO HE SIDO YO.

Cuanto más tiempo pasa más claro tengo que no he sido yo. No fui yo quien un día decidió dejar de consumir, al menos al principio. La vida, las circunstancias y sobre todo la adicción me llevaron a un callejón sin salida, a un autentico precipicio que solo fui capaz de saltar con la AYUDA DE LOS DEMÁS. Miro atrás, lo analizo y es como si una mano me hubiese agarrado y sacado del agujero.
En realidad varias manos. Primero la de mi padre que me recogió de los poblados cuando estaba desahuciado. Después la de mi abuela que me financio el tratamiento , luego mi terapeuta que me señalo el camino. Más tarde mis compañeros que me dieron el apoyo y el cariño necesario que necesite para continuar. Mi pareja que me dio aun más cariño y la estabilidad que tanta falta me hacían. Mi padrino que generosamente me regala su tiempo y experiencia para que salga adelante… Una serie de manos amigas que hoy creo que son UNA sola. Que cada uno lo llame como quiera. Yo se que nombre le doy.
¿Mi parte en todo esto? Pues básicamente lo que nunca antes hice, dejarme ayudar. Personalmente pienso que de esto se sale no cuando tú lo deseas sino cuando llega tu momento. Y a medida que vas
recuperando cosas que ya creías irrecuperables vas abriendo los ojos y valorando más y más el privilegio de la recuperación. Actualmente las drogas no las considero una opción,me han dejado de atraer. Pero mi naturaleza obsesiva sigue pidiéndome a gritos con cada célula de mi cuerpo que haga cosas que me hacen daño que nada tienen que ver ya con las sustancias. Es como si en mi ADN hubiese algún tipo de mutación que me programa para la autodestrucción. Necesito este programa, necesito las reuniones y os necesito a vosotros. Hace tiempo que descubrí, acepte e interioricé esa máxima que dice “yo solo no puedo”.
Ya han pasado varios años desde mi primera reunión y he necesitado mucho tiempo para comprender y asumir el verdadero alcance de mi enfermedad. No es fácil admitir la derrota completa en otras aéreas que nada tienen que ver con las drogas. Con estas toque un fondo espantoso, y trato de no tener que llegar a esos extremos con el resto de obsesiones. Tiendo a subestimarlas, pero si uno esta mínimamente receptivo y ha logrado desarrollar cierta honestidad interior se da cuenta de que al final todo es lo mismo, da igual la forma que tome. Si doy de comer al “bicho”, da igual del modo que sea, no le bastara una tapita, ni siquiera con una ración, ni dos , ni tres … Va a seguir engullendo de forma descontrolada hasta reventar. Y yo no quiero reventar. Quiero vivir una vida digna y razonablemente feliz.

Carta de Damián

Querido Damián:
Soy tu mitad buena y quiero agradecerte todo lo que estás haciendo por sacarme a la luz, por volver a creerme, por darme de nuevo ganas de tener una vida digna y feliz, por quitarme de encima esa losa que no me dejaba respirar; por todo ello te doy las gracias. Quiero decirte lo orgulloso que me siento de ti, del gran trabajo que estás haciendo, por mejorar, por cambiar para bien, por sacar y desarrollar todas tus cualidades positivas, que no son pocas. Estás demostrando una gran fuerza a la vez que buena voluntad. Eres humilde, estás luchando contra tu orgullo y le estás ganando la batalla, se ve cada día más claro. Ahora gusta y se agradece estar en tu presencia; eres activo y servicial, nunca paras de hacer cosas por los demás y por ti mismo, y eso se está notando en el cambio de actitud que tienes. Piensas siempre en hacer lo correcto por el motivo correcto, en hacer el bien, y se ve muy claro pues ya no eres tan egoísta y eso te hace mejorar cada día como persona, siempre para bien. Tienes una gran fe y creencia en tu Poder Superior y lo practicas a diario, eso te libera del peso de tener que controlarlo todo, te da paz de espíritu, ya no decides cosas concretas si no que le agradeces en todo momento y, además, tú te sientes
agradecido. ¡Bien por ti, Damián!
Vuelves a ser sensible, y tus sentimientos están aflorando de nuevo. Estás siendo honesto contigo mismo, reconociendo tu problema, rindiéndote ante la enfermedad, y ganándole la batalla, ya no luchas, y eso es bueno; ya vale de sufrir, ahora toca ser feliz. Estás siendo responsable con las cosas y contigo, cuidas tu higiene personal, eres constante con tu deporte, que tanto bien te hace, con los Pasos te estás metiendo de lleno, pidiendo ayuda, sabiendo de tu grandiosidad y haciéndolo diferente. Un gran paso por tu parte, te lo valoro. Eres generoso con tus compañeros, y te sientes bien por ello. Sincero y transparente a la hora de compartir y pedir ayuda, y eso te va a salvar la vida y hará que cada día seas más feliz, pues te lo mereces. Vas siendo capaz de oír y estar receptivo cuando te hablan, un gran logro por tu parte. También te lo valoro. Vuelves a ser el Damián que tu familia, tu pareja, tu hijo, tus compañeros y tú mismo quieren a su lado, esa persona humilde, noble, justa, amorosa, alegre y servicial que eres.
Tienes determinación a la hora de hacer cualquier cosa. Eres solidario, te sacrificas por el prójimo teniendo respeto por todos, transmites alegría y amor, por eso todos te quieren cerca, eres positivo y llegas a la gente con esperanza.
Damián, cada día eres mejor persona, estás creciendo personalmente y en tu interior lo sabes,le estás queriendo y de esa forma quieres a los demás. Sigue así, lo mejor está por llegar, no cambies, a no ser que sea para mejor. Yo te quiero así y así te quiero siempre, a mi lado, pues me transmites fuerza y seguridad.

Deseando lo mejor para tu persona y pidiéndole a Dios que te guíe, me despido, pero siempre te llevaré en mi corazón.
Un gran abrazo.
Damián – Penibética

CONFIDENCIAL EL TESORO ESCONDIDO

Hundido en el orgullo a SOBREVIVIR EN situaciones y circunstancias que me rodean abatido por los miedos, por la soledad, por el malestar físico, dependiente de las drogas y el alcohol, tapadera de
vacío interior repleto de daño y tristeza. Fondo de un pozo negro y oscuro, sin luz donde mirar. Perdido en mi propio caminar. Pero en un momento de claridad aparece dentro de mi la necesidad de
salir de donde me encuentro, necesidad de respirar.
¿Me ahogo?
Encuentro una salida, confusa en un principio ¡no veo que pueda solucionar mi problema!. …
En el dintel de la puerta hay un letrero: COMUNICACIÓN.
Con ella viene el esfuerzo de ponerme a caminar, buscar con quien hablar, personas que puedan comprender y aceptar mi malestar. Creando en mi la sensación de ayuda y motivación.
Juntos comenzamos a caminar sobre una senda dificultosa y llena de recovecos, pero en este caminar aparece la confianza, dando más fuerza al vínculo formado entre nosotros y, de este modo, cultivando
el nexo más importante, el cual cubre multitud de faltas.
ES EL AMOR Y CARIÑO ENTRE NOSOTROS.

Una experiencia personal de un adicto…

Llegué con 31 años, un ocho de diciembre, por primera vez a una reunión de Alcohólicos Anónimos, comunidad hermana, a la que estoy  y estaré eternamente agradecido. Aunque deseaba dejar de consumir, no estaba dispuesto a renunciar a una locura mental de la que yo era inconsciente, así que me llegaba una reunión cada siete ó diez días. Unos meses después conocí a una hermosa mujer que consumía, y en diez días abandoné a mi esposa para irme con ella, en la que yo veía a la mujer de mi vida. Cuando por fin abandoné el consumo activo y se había cumplido el sueño de mi esposa, la dejé por otra tan enferma como yo. Durante un año y medio permanecí a su lado, creyéndome que ella controlaba su consumo y deseando inconscientemente toda su vida, su mundo, su locura, que era igualita a la mía. Hoy entiendo
que lo que yo buscaba era la vida y la locura del consumo, sin consumir. Año y medio conviviendo con una adicta en activo que me rodeaba de todo tipo de sustancias y en el que yo negaba tener ningún problema.
Llevaba diez meses asistiendo a reuniones cuando mi padrino me llevó por primera vez auna reunión de NA. “¿Adictos?”, pensaba yo….. “¿y para que tengo yo que conocer a adictos?”. Lo primero que vi con mis ojos en una reunión fue “mediocres”. Había dejado de consumir, pero jamás me convertiría en uno de ellos. Yo sentía que si ellos habían fracasado, no era mi problema, yo era un triunfador frustrado y me bastaba con dejar el consumo activo para demostrarlo. No compartí en aquella reunión y la palabra “adicto”, verdaderamente se metía conmigo. Aunque sonreía a todos los compañeros, no me quería juntar con nadie, ni tener que dar gracias a nadie. Lo pasé francamente mal en el descanso del cigarro, donde todos se volcaban con quien no quería ayuda. Pero si yo ya no consumo (pensaba), ¿Qué quiere esta
gente de mí? ¿por qué me tratan tan bien? Al cerrar la reunión todos me abrazaron y me dijeron “sigue viniendo”. “¿Quiénes se creen que son estos para darme un abrazo o un consejo?, ¿es que no tienen familia a la que abrazar que se abrazan entre ellos como mediocres? ¿Cómo pueden ser tan hipócritas de aparentar felicidad desde la vulgaridad?”pensaba yo mientras sonreía.. deseaba salir corriendo y desaparecer.
Mi primer año en recuperación lo pasé buscando en internet el lado sectario de AA y NA, en dónde estaba el truco de esto (suerte que no lo encontré). Me aseguraba bien de que nadie me viese antes de entrar a una reunión, e intentaba que nadie me viese en compañía de mis nuevos amigos adictos “mediocres”. Me gustó la idea de Dios, pues entendí que él siempre había estado esperando por mí y que ahora juntos podríamos hacer lo que él sólo no podía. Sentía que dios me necesitaba de su lado y mi orgullo crecía más y más… ahora que ya no consumía me sentía un privilegiado y el elegido para salvar a la comunidad. Sentía que NA ya podía descansar, pues yo ya estaba allí. Creía en secreto, que algún día el mundo hablaría de mí. Aunque no lo decía, en el fondo sabía que era un niño prodigio, el mejor soldado de Dios y que él ahora podría estar tranquilo, pues yo ya había vuelto. ¿Cómo iba a realizar yo un humilde servicio? Yo esperaba pacientemente a que Dios me encomendase una misión de verdad, y no una de mediocres conformistas.
Jamás escuché de mis compañeros una palabra que me diese pié a tener la excusa para marcharme. Todos me aceptaron y me dieron la libertad de ser tal y como era. Me dieron amor aunque lo rechazaba creyendo que era de mediocres. Nunca me dijeron lo que tenía que hacer y ni siquiera llegaban a darme sugerencias, y hoy entiendo por qué. Ellos hablaban de cambiar, y yo creía que querían ser como yo. Yo no necesitaba cambiar, y ellos jamás serían como yo. Hablaban de crecimiento, pero yo ya no podía crecer más. Creía que me envidiaban y me invadían con intención de desmontar y desmontaban poco a poco toda mi integridad. Con su verdad desmontaban poco a poco toda mi MENTIRA….
Y llegó el día que tenía que llegar, llegó el momento en el que creía sufrir mucho más en recuperación que en actividad, y llegó el día en el que le pedí a Dios la muerte en mis oraciones pues yo no tenía el valor de quitarme la vida….. todo lo que conservé tras el infierno de la actividad (familia, trabajo, amigos….) lo perdí en recuperación y conocí el infierno y sin consumir sustancias, pero sí locura, 24, tras 24 h, y
meses, y años… ¿Y que más es que “un milagro” el hecho de que un loco se de cuenta de que está loco? Sin que nadie se lo diga, sin que nadie lo juzgue y con toda la libertad de serlo ó deshacerlo. ¿Y si ese loco es un adicto que por hoy no ha consumido ni recaído por la gracia de Dios y de todos los compañeros de NA?. Entendí el significado de la palabra EGO y entendí el significado de la palabra AMOR.
En estas 24 horas, lo que más me gusta de la vida, es fundirme en un abrazo con un hermano, ya sea adicto ó no y formar parte de un instrumento de ese Dios tal y como yo lo concibo, y que tiene siempre una mano tendida al adicto que todavía sufre, con su gracia y amor. No quiero hacer más que dar lo que Dios me dio. Voy a todas las reuniones que puedo, todos los grupos me gustan, hago servicio siempre que me dejen, en grupo, área, e intento hacerlo también afuera…. Celebro todos y cada uno de los días sólo por estar vivo. Yo no vine a NA para hacer amigos de los de verdad, ni hermanos, ni para compartir, ni buscando humildad, ni buena voluntad, ni a conocer el amor verdadero y fraternal, ni vine buscando sentir a Dios, ni a convertirme en mejor persona, ni vine a recuperar naves quemadas en el pasado, ni a hacerme servicial y entregarme a los demás, no vine buscando paz, ni vine para reencontrarme conmigo mismo y con un Poder superior, ni vine buscando unidad, ni recuperación, aceptación, fe, acción, perdón, ni mucho menos oración y meditación. Yo solo vine a dejar de consumir. No vine buscando un milagro, pero esta es la dávida que Dios me ha dado por medio de Narcóticos Anónimos. Muchísimas gracias con el corazón!!!!

TIEMPO LIMPIO

Hoy asisto a una Reunión en la que comparte un compañero que cumple 19 años limpio. Lo conozco hace más de 17 años.  Es uno de mis “locos” favoritos. Un ejemplo para mí desde que seguí asistiendo a las reuniones.  He recibido de él apoyo incondiciona,  especialmente en los momentos “delicados” de mi recuperación.  No sólo cuando la vida se complica y un adicto como yo tiende a huir de la realidad, también cuando he cometido errores “de libro” en recuperación.  El siempre ha estado y está disponible para compartir mis “locuras”.  Es un tesoro, como lo son el resto de mis compañeros en recuperación, desde éste con 19 años hasta una compañera con 1 semana con la que el otro día fue con la que más me identifiqué en el calor de sus problemas.

Me identifiqué con la manera en que la vida parecía darle la espalda, con la sensación de abandono del Poder Superior, con la angustia y la desesperación…; pero, sobre todo, me identifiqué con lo más importante: estaba sufriendo pero no había ido a consumir.
Este es el milagro de la Recuperación; esto fue lo que se me prometió en Narcóticos Anónomos… y se cumple. No se me prometió que la vida
sería fácil, sino que se podían superar las dificultades sin necesidad de consumir drogas; da igual cuánto tiempo lleve limpio,  se puede. Esta compañera con una semana limpia, lo ha conseguido, este compañero querido con 19 años,  lo consigue y yo…¿por qué no?. “Mientras siga este camino no tengo nada que temer”…
Felices 24 horas desde Marbella.

SOLO POR HOY

SOLO POR HOY

Sólo Por Hoy trataré de pasar el día, sin esperar resolver el problema de toda mi vida en un momento.
 
Sólo Por Hoy seré feliz. Esa verdad que dijo Abraham Lincoln: ”Casi todo el mundo es tan feliz como se lo propone”, hoy lo pondré en práctica.
 
Sólo Por Hoy me ajustaré a lo que es, sin tratar de amoldar la realidad a mis deseos. Tomaré la vida “como venga” y me adaptaré a ella.
 
Sólo Por Hoy trataré de soltar las riendas y entregárselas a mi Poder Superior, dejaré de querer controlar los acontecimientos como si todos fueran mi responsabilidad.
 
Sólo Por Hoy tendré un programa a seguir. Trataré de desprenderme de dos plagas: La Prisa y La Indecisión.
 
Sólo Por Hoy seré agradable. Me mostraré lo mejor que pueda, vestiré apropiadamente, hablaré en voz baja, actuaré cortésmente, trataré de no criticar, de no encontrarle faltas a nadie ni a nada y trataré de no superar ni dirigir a nadie más que a mi mismo.
 
Sólo Por Hoy me tomaré media hora de calma para mi mismo, estaré sin tensión. En algún momento, durante esa media hora, trataré de pensar en una mejor perspectiva para mi vida.
 
Sólo Por Hoy no tendré miedo. No sentiré miedo de disfrutar de lo que es bello y creeré que soy merecedor de las bondades de la vida.
 
Sólo Por Hoy trabajaré incansablemente en mi recuperación teniendo como meta mi crecimiento personal y la Paz Interior.

Testimonio de Esther

Me llamo Esther y soy adicta…¡Qué palabra! Ahora ya no me suena tan mal. Tengo una enfermedad que se llama adicción. Enfermedad… Me sigue sonando fatal y cuando escuchaba enfermedad mental, ¡Eso sí que no podía asumirlo!. Yo, Esther, ¡imposible!.

Enfermedad mental ….

Cuando entre por la puerta de NA no puedo decir, como muchos compañeros, que fue lo mejor que hice, ya que no recuerdo nada de esa primera reunión, ni de la segunda, ni de la tercera…Lo único que quería era dejar de consumir yno sabia cómo.
Estuve muchos meses asistiendo a las reuniones y no me enteraba de nada, pero no me importaba porque veía sonrrísas,cariño, abrazos y todas esas cosas. Me miraban, era alguien e incluso se dirigían a mi cuando hablaban. Me sentí alguien y, por todo eso, continué. El programa seguía sin entenderlo pero era un lugar donde estaba a gusto. A gusto y en paz. Y ¿Cuándo me he sentido así? Nunca. ¡Y me decían: sigue viniendo!
Y ahí estoy en NA gracias a unos compañeros y un padrino excelente que me han tendido la mano siempre que he caído.
Tan solo llevo tres meses pero puedo decir: ¡Gracias de corazón, meestáis enseñando a vivir y os necesito!
Espero poderos escribir en la próxima edición. Será una muy buena señal .
Tengo 45 años y dos hijos estupendos, solos quiero vivir y tengo miedo a todo pero confío que un poder superior me ayude a salir de ese tormento.
¡Gracias, gracias y gracias por esos besos que me d
ais con la mirada!
Esther

INFORMACIÓN GENERAL NARCÓTICOS ANÓNIMOS

¿Quién es un adicto?

La mayoría no tenemos que pensar dos veces esta pregunta. ¡Conocemos la respuesta! Toda nuestra vida y nuestros pensamientos giraban, de una u otra forma, en torno a las drogas, cómo obtenerlas, cómo consumirlas y el modo de conseguir más. Vivíamos para consumirlas y las consumíamos para vivir. En síntesis, una persona adicta es aquella cuya vida está controlada por las drogas. Estamos en las garras de una enfermedad crónica y progresiva que nos arrastra invariablemente a los mismos lugares: cárceles, hospitales y la muerte.

¿Por qué estamos aquí?

Antes de llegar a NA no podíamos con nuestra vida. No podíamos vivir ni gozar de la vida como lo hacen otros. Teníamos que tener algo diferente y pensábamos haberlo encontrado en las drogas. Anteponíamos su consumo al bienestar de nuestras familias, parejas e hijos. Teníamos que tener drogas a toda costa. Hicimos daño a muchas personas, pero sobre todo nos lo hicimos a nosotros mismos. Debido a nuestra incapacidad para aceptar las responsabilidades personales, nos creábamos nuestros propios problemas. Parecíamos incapaces de afrontar la vida tal como es.

La mayoría nos dimos cuenta de que con nuestra adicción nos estábamos suicidando lentamente; pero la adicción es un enemigo de la vida tan astuto, que habíamos perdido la fuerza para poder detenernos. Muchos terminamos en la cárcel o buscamos ayuda en la medicina, la religión o la psiquiatría. Ninguno de estos métodos nos bastó. Nuestra enfermedad siempre reaparecía o seguía avanzando hasta que, desesperados, buscamos ayudarnos los unos a los otros en Narcóticos Anónimos.

Después de llegar a NA nos dimos cuenta de que estábamos enfermos. Padecemos una enfermedad que no tiene cura conocida. Sin embargo, puede detenerse en un momento dado y la recuperación es entonces posible.

¿Qué es el programa de Narcóticos Anónimos?

NA es una confraternidad o asociación sin ánimo de lucro compuesta por hombres y mujeres para quienes las drogas se habían convertido en un problema muy grave. Somos adictos en recuperación y nos reunimos con regularidad para ayudarnos a permanecer «limpios». Este es un programa de abstinencia completa de todo tipo de drogas. Sólo hay un requisito para ser miembro: el deseo de dejar de consumir. Sugerimos que mantengas una mente abierta para poder aprovechar esta oportunidad. Nuestro programa consiste en una serie de principios escritos de forma sencilla a fin de poder seguirlos diariamente. Lo más importante es que ¡funcionan!

En NA no te verás obligado a nada. No estamos afiliados a ninguna otra organización, no tenemos cuotas de inscripción ni se pagan honorarios, no obligamos a nadie a que firme ningún documento ni a que haga promesa alguna. No estamos asociados a ningún grupo político, religioso ni policial, y no estamos sometidos a la vigilancia de nadie. Cualquier persona puede unirse a nosotros sin que importe su edad, raza, identidad sexual, credo, religión ni la falta de esta última.

No nos interesa saber qué droga consumías ni qué cantidad, con quién te relacionabas, qué has hecho en el pasado, lo mucho o lo poco que tienes, sólo queremos saber qué quieres hacer con tu problema y cómo podemos ayudarte. El recién llegado es la persona más importante en nuestras reuniones, porque sólo podemos conservar lo que tenemos en la medida en que lo compartimos con otras personas. Nuestra experiencia colectiva nos ha enseñado que las personas que asisten a nuestras reuniones con regularidad se mantienen limpias.

Día Mundial Sin Drogas – Bilbao – 26 Junio 2013

Narcóticos Anónimos colaborará en la celebración del Día Mundial Sin Drogas, que se celebrará en día 26 de Junio del 2013.

 

elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.