“Los refugiados son personas sin contexto”

ENTREVISTA A JESÚS GONZÁLEZ, COOPERANTE DE MÉDICOS DEL MUNDO EN EL CUERNO DE ÁFRICA
Jesús González nos explica la situación en el campamento de refugiados de Dollo Ado (Etiopía) en el que viven más de 130.000 somalíes. Médicos del Mundo va a poner en marcha un proyecto en el hospital de Filtu donde se llevan los casos más graves.

Jesús acaba de regresar de Etiopía tras realizar una misión exploratoria en la frontera entre este país y Somalia. En la zona, donde más de trece millones de personas dependen de la ayuda humanitaria, la temporada de lluvias ha incrementado riesgo de enfermedades como la malaria y el dengue (transmitidas por mosquitos) y las relacionadas con el agua como el cólera. Además, las precipitaciones dificultan el acceso del personal humanitario y la entrega de suministros médicos.

Médicos del Mundo ha iniciado un proyecto en el hospital de Filtu con la financiación de la Cooperación al Desarrollo Belga y las aportaciones donadas por la ciudadanía española y belga a las delegaciones de Médicos del Mundo de ambos países. El hospital de Filtu es el centro al que acuden las personas refugiadas somalíes del campamento de Dollo Ado (137.000 personas) y la población etíope de la zona.

“Lo que más me ha llamado la atención es la falta de esperanza, no son personas refugiadas con expectativas de volver en breve a su país, son personas sin contexto que viven al amparo de la ayuda humanitaria y sin perspectivas de futuro, sólo pueden sobrevivir”, concluye Jesús reconociendo que se trata de “un contexto duro en el que trabajar, me temo que pasarán generaciones y seguirán viviendo en la misma emergencia”.

¿Puedes describirnos la situación humanitaria en la zona?
Se trata de una crisis humanitaria crónica. Saltó a los medios de comunicación debido a la crisis nutricional tras la sequía de hace unos meses que agravó la situación y que aumentó el número de personas refugiadas que llegaron a los campos en busca de ayuda. Hay muy pocas organizaciones en territorio somalí y eso ha hecho que la población buscara a las ONG y acudiera masivamente a los campamentos. Los primeros campos de Dollo Ado se crearon en el 2009 y en los últimos seis meses se han abierto tres campos.

Nos encontramos con muchísimos niños con serios problemas de desnutrición aguda y crónica y con muchas patologías arrastradas a lo largo de años por no haber tenido asistencia sanitaria básica en Somalia. El patrón epidemiológico se repite en casi todos los puntos conflictivos del planeta: infecciones respiratorias, trastornos digestivos como parasitosis, diarreas, algún brote de cólera y otros trastornos, de los que aún no tenemos información, pero estamos seguros de que si la recabáramos nos encontraríamos con problemas psíquicos originados por este conflicto.

Médicos del Mundo inicia sus actividades en el hospital de Filtu, ¿Por qué elige trabajar en este hospital?
En los campos de refugiados hay centros de atención primaria, pero necesitamos tener un segundo nivel de salud donde remitir a los pacientes con problemas más específicos que no encuentren solución en este primer ámbito.
La tradición de nuestra organización está más ligada al trabajo de atención primaria, y en Dollo Ado este servicio está cubierto aunque no con una excelente calidad sí con unos mínimos aceptables. Tras realizar una misión exploratoria en la zona vimos la necesidad de reforzar el hospital de referencia.

¿Dónde se sitúa Filtu?
Se ubica en la región somalí del sur de Etiopía, a cuatro horas por pista de la ciudad de Dollo. Entre Dolo Ado y Filtu se levantan los cuatro campos de refugiados con un quinto a punto de abrirse.

¿Cómo se llevan los casos más graves desde los campos al hospital?
Esa una de las cosas que falla. Todos los campos cuentan con ambulancias, lo que sucede es que el sistema falla por otros motivos, seguramente por una mala identificación de los casos que necesitan ser trasladados. Ésta es una de las razones por las que vamos a trabajar en la zona, para identificar los motivos por los que los pacientes no llegan al hospital.

¿Cuántas personas llegan de los campos de Dollo Ado al hospital de Filtu?
Llegan muy pocos casos. Las estimaciones nos hablan que el 15% de los embarazos deberían acabar en cesáreas y el caso es que llegan menos del 2%-3% al hospital. El resto de las mujeres seguramente mueren en el parto y también los niños. En definitiva, están llegando muchos menos casos de los que deberían, y la mayoría de ellos con necesidad de un tratamiento quirúrgico que, obviamente, no les puede prestar el centro de atención primaria del campo ya que sólo se puede prestar en un hospital.

En este momento, el hospital de Filtu podría albergar a unos 20 pacientes y dispone de unos servicios bastante precarios para una población de referencia de aproximadamente 120.000 refugiados somalíes y 140.000 etíopes. Los servicios de hospitalización están totalmente infra dimensionados y con una calidad asistencial pésima; sólo tiene operativo un quirófano apoyado por una organización italiana y el resto de los servicios periféricos como laboratorio, radiología, gestión de residuos o cocina están muy por debajo de lo necesario. Hay cinco médicos con carencias formación por lo que reforzaremos ese aspecto.

Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.