LOS DERECHOS DE LAS PERSONAS CUIDADORAS

Ayer 28 de febrero se celebró el Día Internacional de las Enfermedades Raras (World Rare Disease Day).

Durante este día se pretende captar la atención y la solidaridad de todo el mundo, pero especialmente de las empresas y laboratorios que se dedican a la investigación y el desarrollo de tratamientos para enfermedades, dado que las enfermedades raras no son enfermedades rentables para las grandes compañías farmacéuticas y por ello, en la mayoría de ocasiones no se estudian e investigan como debieran.

La idea es sensibilizar a la sociedad y a las instituciones nacionales e internacionales sobre estas enfermedades, y concienciar sobre la situación especial que viven tanto los propios afectados como sus familiares, y de éstos últimos es de quienes pretendemos hablar, de cómo se sienten las personas cuidadoras.

Son frecuentes los momentos en los que las personas cuidadoras de enfermos, se ven afectadas y superadas por las complejas situaciones propias del cuidado. La ambivalencia emocional experimentada (alegría/tristeza, animo/desesperanza, energía/abatimiento) estimula el desarrollo de dependencia, sentimientos de culpa, aislamiento y confusión en la persona cuidadora.

Por ello, es muy importante que se tengan presentes y claros los derechos que protegen a las/los cuidadoras/es. Conocerlos, interiorizarlos y repetirlos las veces que sea necesario es una forma eficaz de proporcionarse un marco donde poder respirar y cuidarse en momentos difíciles.

YO, COMO PERSONA CUIDADORA TENGO:

  • Derecho a dedicar tiempo y actividades a una/o misma/o sin sentimientos de culpa.
  • Derecho a experimentar sentimientos negativos por estar perdiendo a un ser querido o verle enfermar.
  • Derecho a velar y defender el cuidado propio por encima del resto.
  • Derecho a resolver por una/o misma/o aquello que sea capaz y derecho a preguntar sobre aquello que no comprenda.
  • Derecho a buscar soluciones que se ajusten razonablemente a las necesidades propias y las de nuestros seres queridos.
  • Derecho a ser tratada/o con respeto.
  • Derecho a aprender y cometer errores y ser disculpada/o por ello.
  • Derecho a ser reconocida/o como miembro valioso y fundamental de la familia incluso cuando nuestro punto de vista sea distintos.
  • Derecho a quererse a una/o misma/o y a admitir que se hace lo que es humanamente posible.
  • Derecho a sentir y expresar de forma adecuada sentimientos, tanto positivos como negativos.
  • Derecho a «decir no» ante demandas excesivas, inapropiadas o cuando no se pueda dar más.
  • Derecho a continuar y desarrollar la propia vida.

 

Si este es tu caso, si eres una persona cuidadora, y te apetece conocer más del tema, ampliar  información y compartir tus experiencias, te invitamos a que consultes la página web: www.cuidador.com

Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.