Tag ‘ LEOELIM’

El chico de la calle, Capitulo IX. SEVILLA

Ya estamos en Sevilla, después de 5 horas de viaje, lo primero que hacemos es ir donde la casa de Marta, y ver a su madre y su hijo yo la espero en un parque no quiero molestar, cosas de familia, no me meto por respeto. Y en cosas de familia ajena, mira mi familia [&hellip
Leer más…

El chico de la calle, Capítulo VIII Puertollano. Por Leoelim

Llegamos al pueblo donde yo trabajé, antes cuando Marta salió de la cárcel, y allí la conocí, y se acuerda de ello y hablamos de ello como consumimos con chutas, en un edificio en obras, he hicimos el amor, allí pero nuestra parada es SEVILLA la llevo donde Paco, para que lo conozca y me [&hellip
Leer más…

El chico de la calle. Capitulo XIV VIAJE GRANADA A BILBAO

Después de las termas fuimos a preparar el viaje se lo dijimos a Alberto, cogemos un bus a Madrid y tendremos que buscar donde acampar la tienda ostia, en Madrid se me ocurre el parque del Retiro, pues allí la montamos un día para fumar una dosis que llevábamos era de noche vinieron los municipales [&hellip
Leer más…

El chico de la calle Capitulo XIII. CONOCÍ A MARIA, por Leoelim

A María Paz la conocí en ANTARIS. Un centro de día, donde podía ducharme y lavar la ropa. Y estar un rato te dejaban fumar tabaco con la tele, y cuando la vi me dije a mi mismo que ella será la buena madre de mi hijo y así asido. Nos caíamos bien y decidimos [&hellip
Leer más…

CAPITULO VII El chico de la calle, MARTA PUNK. Por Leoelim

Estábamos en Bilbao Marta la punky y yo, yo con cresta ella con medias leotardo rotas, vaya la ostia, un mes casi sin ducharnos deberíamos de oler a perro muerto o algo peor. Nos duchamos en las duchas publicas de Bilbao, y me corte el pelo, parecía otro el que mi madre quería que fuese. [&hellip
Leer más…

El chico de la calle. Capítulo VI. Bilbao

Menudo viaje hicimos Marta y yo, en bus paramos en MADRID 1 hora, y nada más bajarnos oh la policía secreta vaya, tela por las pintas que llevamos jajajajajaaja nos hicieron un cacheo de todo lo que llevamos, vaya menos mal, no teníamos chutas ni porros y nos dejaron ir al aire, hasta que saliera [&hellip
Leer más…

El chico de la calle CAPITULO V. SEVILLA

  Conocí a la Madre de Marta. Me enseñó su casa, era enorme, con patio para el verano andaluz. Me enseño SEVILLA y consumíamos en su casa. Ella tenía dinero, pero yo no. Y pedía en el corte inglés del centro, había una estatua del pintor Velázquez, famoso allí. Aún conservaba la casa, que databa [&hellip
Leer más…

EL CHICO DE LA CALLE. Capítulo IV: Sevilla

– No recuerdo como llegue la primera vez a SEVILLA. Sería sobre 1990 y me acuerdo de que fue el hermano de mi madre, Antonio. Yo lo llamoToño. Me recogieron en la estación de trenes del centro, para trabajar en su bar judío. Toño es gay y está casado en Holanda con Gerad. Su compañero es Holandés, [&hellip
Leer más…

EL CHICO DE LA CALLE, Capítulo III. Burgos

– Decidí irme a BURGOS ostia, era invierno. Un frío y en la calle no sabía dónde dormir, me estaba congelando. Fui a un supermercado a robar bebidas fuertes de alcohol, coñac y anís del mono, para hacerme un sol y sombra. Me entero que hay albergue pero solo te dejan 3 días, ostia hace [&hellip
Leer más…

CAPÍTULO II EL CHICO DE LA CALLE. La vida da vueltas, por Leoelim

– Después me escapaba de Astrabudua a Bilbao. Había mucho abandono entre Astrabudua y Luchana,y yo aproveché la ocasión para okupar alguna vivienda. Era la época de Eskalduna, la iban a cerrar. Recuerdo batallas con la policía, en el puente pelotazos, a mí me dieron uno de rebote, no veas como duele. Me dieron en las [&hellip
Leer más…

elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.