UN DESTINO, por Jafar

STEPHEN SHORE

STEPHEN SHORE

A principios del 2012, estando en Plaza La Corrala, con mis amigos Peter, Saddam, Thomas, Gandhi… y tras dar vueltas y vueltas pensando en lo mismo por las calles de la gran ciudad de Madrid. Por Lavapiés, Embajadores, o tal vez en el metro echando una siesta en la línea seis. Total, en menos de cinco horas pasé de estar en Madrid, con una rutina fija, un día a día casi idénticos, a encontrarme sólo en la estación de la Termibús de Bilbao.

Todo lo tenía preparado de ante mano, en una de esas noches largas de Madrid mientras intentaba saltar el metro se me vino a la mente una idea fragmentada. Solo recuerdo haber percibido de tales fragmentos la palabra “viaje”, sin destino. Tras llevar a cabo el asalto al metro, dada la escasez de dinero, logré colarme en el vagón de la línea seis, la circular. Pasado el peligro me acomodé en una silla.

La gente entraba y salía del vagón, músicos, vendedores de clínex y mecheros, otros pedían dinero tras dar un discurso sobre su situación económica y los estómagos vacios que ha dejado en casa. En fin, en una de las muchas paradas que componen la línea seis, y de cuyo nombre no puedo acordarme, entró una chica de unos veinte años. Alta y morena, una sonrisa iluminaba su rostro delgado, unos ojos claros como el agua y el pelo castaño. Eso es lo único que conserva mi memoria de aquella bella joven que se sentó frente a mí, mientras mantenía una conversación afable por el móvil. Solo recuerdo que mientras hablaba entre risas mencionó la palabra “Bilbao”. Tal vez se refería a la parada de metro “Bilbao”, pero en aquel instante mi viaje ya tenía un destino. Bilbao, País Vasco, en el norte de la península Ibérica.

Resulta difícil intentar describir mi estado mental y moral en aquel tiempo, acababa de romper con mi pareja, no tenía ningún objetivo fijo, ni ningún calendario a seguir. Hacía tiempo que había dejado de leer y solo pisaba la biblioteca para lavarme la cara en los servicios después de levantarme por la mañana en algún banco de algún parque, o de alguna casa okupada con resaca. Yo era un hombre de la noche, una especie de vampiro, una rata, o tal vez un murciélago herido. Un intruso minúsculo, perdido y sobretodo vulnerable. Madrid era una ciudad inconcebible para un nómada saharaui, un universo distinto y absurdo. Sin trabajo y sin papeles, y con la esperanza de no caer en alguna redada policial no me sentía mejor que un condenado a cadena perpetua, y poco me importaba que el fin del mundo fuera a ocurrir durante las horas siguientes.

En la gran ciudad todo daba vueltas a mí alrededor, los coches, los autobuses, la gente, y los pensamientos y preocupaciones, y tan solo sentía la necesidad de huir de allí. Y así reuní el dinero necesario para poder montarme en el autobús. Vendí todo lo que tenía, que no era mucho, en el mercadillo de Embajadores. Me encontraba indeciso y continué mientras recorría las calles de la gran ciudad hasta llegar a la estación Norte “Avenida América”.

Era una tarde con un cielo gris, la gente entraba y salía de la estación sin cesar. En la puerta de la estación se sentaba una mujer anciana con un vaso en la mano pidiendo unas monedas solidarias, le eché en el vaso unas cuantas y entré en la estación. No quedaba nada que hacer en Madrid, conseguí el billete para ir a Bilbao y me monté en el autocar. Permanecí hundido en mi asiento y a las pocas horas llegué a la estación de Termibús, estaba en Bilbao.

Jafar Carcub Bachir

Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.