HASIERA: Un Centro de Día de inclusión social.

 

“Hasiera es un centro de día de inserción social donde nos ayudan a insertarnos y a incluirnos en la vida social. Es un centro de día que aporta ayuda, entretenimiento, olvidarte de los malos pensamientos que nosotros, personas con problemas, necesitamos para poder hacer una vida normal que es lo que queremos.”

Hasiera es un espacio en el cual tenemos siete ordenadores, un horno-microondas, un despacho. En el taller de reciclaje estamos haciendo lámparas de madera y otros artículos como sofás, mesas, percheros, e incluso árboles de navidad, todo ello con madera y materiales reciclados. Tenemos una tele donde vemos las noticias o películas, merendamos, salimos a fumar un cigarro y volver a empezar la tarea.

Calle Bailen, Bilbao.

 

¿Qué hacemos en Hasiera?

“Hasiera para mi, de momento, es un medio terapéutico y esencial, para integrarme, en varios aspectos, que van ocurriendo, en el día a día…”

Los lunes tenemos una asamblea y una salida, que el próximo lunes será para ir a la playa. Los martes trabajamos en el taller de restauración y reciclaje, y después hacemos una lectura en el Centro Cívico. Este mes estamos leyendo Fahrenheit 451 de Ray Bradbury. El miércoles tengo deporte, hoy hemos ido al frontón de Uribarri, y hemos vuelto para comer. Tras la comida tenemos informática. El jueves volvemos a trabajar en el taller de restauración y reciclaje, tenemos un descanso y volvemos a comer. Después hacemos un taller de Habilidades sociales. Y finalmente, el viernes tenemos video-forum. Me gustaría volver a ver la película “El precio del poder” de Al Pacino.

 “Hasiera es un taller de trabajar el tiempo libre. Mediante restauración, repostería, deporte y Internet. Estar entretenido y no pensar en las drogas.”

¿Qué me aporta a mi Hasiera?

Hasiera te aporta varias cosas, enseñanza básica en informática y restauración, salidas, hacemos repostería o comida que nosotros decidimos, deporte, video forum o cualquier sugerencia que aportes en las asambleas que tenemos los lunes.

“Para mi Hasiera me ayuda, a saber reconocer, (todo tipo de cosas) que yo desconozco. Me ayuda a organizar-me un poco de manera general, (poner ideas al día).”

Pasar el tiempo libre, por ejemplo, en manualidades, ordenador y lo mejor es que te acompañan donde te haga falta: al hospital, al psicólogo, al psiquiatra, a tu trabajadora social etc…

¿Qué taller me gusta?

“Conocí hasiera atreves de la comisión anti-sida de Vizcaya. Veo que tienen varios talleres, bastante interesantes, porque  puedes hacer varias cosas para la vida cotidiana y aprender  que no ocupa sitio. Pasen y conozcan nuestros servicios.”

“Es informática ¿para qué? ¿Para qué quiero chatear?  ¡Porque  quiero poder saber cómo está mi familia, mis cuñados y sobrinos, no para chatear con cualquiera!”

“El taller que más me gusta es la repostería,  el de las fajitas que son de pan de tortita, pollo y verduras variadas que hicimos en el horno y estaban buenísimas.”  “Me gustan todos, excepto los días no son iguales, (depende del ánimo que tienes en esos días), mejor o peor…” “Restauración e informática y las horas que me permite estar ocupado.”

EQUIPO HA-SIERA

Bilbao, a 17 de Julio de 2014.

Algunas reflexiones sobre el posible cierre de la Sala de Consumo Supervisado de Médicos del Mundo

Grafiti Marzana, Bilbao.

 

La reciente noticia sobre el cierre de la Sala de Consumo Supervisado de la calle Bailén, de “la Narcosala”, como popularmente se la conoce, la recibí entre el estupor y el escándalo.

Estupor porque, como miembro del tejido asociativo bilbaíno y vecino del barrio de San Francisco, la Narco se había convertido ya en un espacio referencial dentro de mi cosmovisión del mundo social en el que vivo y escándalo por ser un nuevo recurso de los que entiendo que sucumbe al nuevo modelo social y económico que con la excusa de la “crisis” (que en realidad es una estafa colectiva) nos están imponiendo. La verdad es que esa primera fase de estupor escandalizado está cambiando y se está transformando en una honda indignación, que es la emoción que me domina en el momento de escribir estas líneas. La verdad es que el momento actual, en el que parece que el cierre de la sala deja de ser tan inminente y se prorroga hasta ¿noviembre, diciembre? No atenúa mi indignación porque entiendo que el daño ya se ha hecho y, como siempre, éste ha caído ante todo y sobre todo sobre unas personas especialmente vulnerables, aquellas que a su situación de drogodependientes añaden una severa exclusión social y toda una serie de problemáticas añadidas (sanitarias, económicas, personales, familiares, etc.) que no hacen sino multiplicar el grado de deterioro físico, psíquico y social de estas personas.

Como bien dice Cosme Sánchez en su artículo “En defensa de la Sala de Consumo Supervisado: La Reducción de Daños y la Baja Exigencia en Bilbao”, el trabajo en red desde la baja exigencia resulta imprescindible tanto desde una perspectiva terapéutica integral como desde un enfoque comunitario. Hago mías estas afirmaciones igual que las de las trabajadoras de la Sala cuando en su “Nota de prensa” del 16 de Junio de 2014 afirman que la responsabilidad última de garantizar el derecho a la salud de todas las personas es de la Administración Pública. Pero siendo esto así, no es menos cierto que ante todo y sobre todo la Sala de Consumo de Bailén es un bien social, un haber de la comunidad, y es como parte de esa comunidad que entiendo una obligación ética y política defender este recurso y exigirnos a todas que aportemos nuestra parte en la lucha por defender este espacio, que no es otra cosa que un garante de salubridad tanto individual para las personas usuarias, como colectiva para todas las personas que compartimos la comunidad con aquellas. Porque no nos olvidemos de una cosa, tanto los conceptos de “marginalidad” como de “exclusión” son ilusiones ideológicas que intentan esconder una realidad tan evidente como olvidada: todas las personas que compartimos un espacio estamos profundamente hermanadas y lo que nos pasa a unas, nos afecta a todas, especialmente en lo relativo a los recortes de derechos.

Es por ello que sí, que entiendo que la responsabilidad última de mantener abierta la Sala de Consumo Supervisado es de las Administraciones Públicas, pero también entiendo que es la responsabilidad primera la mía, y las de las demás personas que como yo constituimos la comunidad, la sociedad civil, el barrio o el como queramos definirnos, exigir a esas administraciones que cumplan con su responsabilidad de “garantes” del derecho a la salud pública. Por que lo siento mucho, pero después de casi 15 años siendo miembro de SalHaketa en Bizkaia, de trabajar con la problemática penitenciaria y todo lo que ello implica, no puedo por menos que sentir repugnancia por una sociedad que considera un delito el atentado contra la salud pública y condena a severas penas de prisión a las personas que cometen ese delito, pero que no sólo no pone los medios para evitar la comisión de ese delito a través de políticas de prevención, reducción de daños y promoción de la salud pública, sino que además garantiza la impunidad de ese mismo delito cuando quien lo comete son las propias administraciones públicas… Sí, han leído bien, en mi opinión el cierre de la Sala de Consumo Supervisado es un atentado contra la salud pública, así que si la responsabilidad última de ese cierre es de las Administraciones Públicas, entiendo que éstas están cometiendo un delito, al menos por omisión ¿Van a recibir el mismo castigo que el usuario potencial de la Sala que puede tener que verse obligado a consumir en la vía pública y en condiciones de insalubridad cuando esta cierre? Todas sabemos la respuesta a esta pregunta.

Pero como dije anteriormente, el daño ya está hecho: la reducción del horario de apertura de la Sala (que ahora cierra fines de semana y festivos) ha vuelto a generar situaciones de consumo en la vía pública que hacía tiempo que no teníamos en el barrio. Un servicio que tendría que haberse ampliado y descentralizado (abriendo más salas en más barrios) se ha visto recortado y puede que acabe desapareciendo. ¿Cuántos procesos de estabilización o mejora de personas drogodependientes puede haber frustrado ya esta situación? ¿Cuántos puede que acabe frustrando el cierre definitivo? La verdad es que es imposible saberlo, pero con que sólo fuera uno, ya serían demasiados. Y no nos engañemos, el problema es político, político no en el sentido de partidista, no estoy hablando de “electocracia”, sino en el sentido de público, de comunitario, de colectivo, de pacto social… Político en el sentido de aceptar vivir en una sociedad que rescata bancos pero no personas, con independencia de lo que quiera la ciudadanía. Político en lo referido a la negación de derechos tan fundamentales como el de la salud, el de la integración social, el de la seguridad de todas las personas, incluidas las drogodependientes y su derecho a tener un “consumo seguro”…

Es por todo lo dicho que me siento tan indignado por el cierre de la Sala de Consumo Supervisado, porque este cierre implica mucho más de lo que pueda parecer en un primer momento. Porque este cierre trasciende la problemática de la drogodependencia o de la intervención socioeducativa, incluso de la promoción de la salud. Es ante todo un ataque más al tejido social de la comunidad. Pero he de reconocer que no es sólo indignación lo que siento, porque siento también una profunda tristeza, tristeza de comprobar que una vez más los recortes, las crisis, los ajustes presupuestarios y las cuentas de beneficios vuelven a cebarse en las mismas personas de siempre: las más desfavorecidas. Y ahí también hay política, la política de priorizar los números antes que las personas.

Y quiero acabar recordando que precisamente por ser una cuestión política es una responsabilidad de todas las personas que formamos parte de esta sociedad defender la Sala de Consumo y a través de ella defender el derecho a la salud pública y defender el derecho a la integración social de todas aquellas personas que por el motivo que sea están en situaciones de exclusión. En mi modesta opinión, la política es una cosa demasiado seria como para dejarla en manos de los políticos o de las Administraciones públicas, así que asumamos como comunidad la defensa de los espacios públicos de intervención y acompañamiento sanitario y/o socioeducativo, seamos imaginativas y planteemos nuevas formas de gestión de los recursos que ya tenemos, seamos creativas a la hora de inventar y construir nuevos espacios… Porque si nuestro objetivo es la defensa de la humanidad en todas sus formas, la razón ya está de nuestro lado. Hagámosla realidad defendiendo un recurso como el de la Sala de Consumo tanto por lo que es, como por lo que significa.

Carlos E. Hernández

Coordinador de SalHaketa-Bizkaia

Condena: Ni ayudas ni préstamos para poner un negocio. Razón: Deuda perpetua. Tiempo de condena: Para siempre

Barrio de San Francisco, Bilbao.

Esta es una carta que escribí a un banco de banca ética, que explica una problemática que tengo:

Llevo algún tiempo intentando buscar un baserri con una pequeña parcela (de unos 2 km cuadrados) para poner una huerta y vender los excedentes. También, para dar la oportunidad a la gente que no puede vivir en el campo y a los que pagan las cestas, de visitar la casa, trabajar la tierra, y disfrutar de un fin de semana en el campo, aprendiendo de paso un poco. “Ecoturismo” creo que lo llaman ahora.

Aunque a mi me gustaría más profundizar en esas relaciones y, por qué no, contagiarles el virus de la vida campesina a baserritarras que aún no saben que lo son. Algo más allá de simple turismo para hacer caja.

El tema es que no tengo dinero para comprar uno, ni posibilidad (ni ganas) de meterme en un macro aval que me esclavice de por vida a un banco. Yo lo que quiero es alquilar algo. Tampoco me planteo alquilar un terreno y vivir fuera de él pues mi proyecto va más encaminado a un estilo de vida que al mero negocio.

A veces hasta me he planteado expropiar una casa/finca a la que no se le esté dando un uso adecuado, dejándola morir, y okuparla. Pero tirar adelante solo con esto es difícil. Tenía apalabrado un baserri con una pareja en Ibarrangelu, y los tìos se han echado para atrás porque han visto la posibilidad de sacarle más pasta, y me están presionando para que pague más. Pero no voy a entrar en ese juego. Ya les he dicho que se busquen a otro. A ver a quien empaquetan su baserri ahora…

En fin, ando desesperado. Poner una huerta, a parte del alquiler, requiere de una inversión, que no es muy grande pero a la que no llego. Yo actualmente cobro la RGI, pero quiero valerme por mi mismo. En todo caso, debido a mi pasado y a mis muchas deudas con bancos, Diputación etc… Nadie quiere ayudarme en mi proyecto. Para mí no hay préstamos ni subvenciones.

Se que en mi pasado no hice bien las cosas, pero también creo que me merezco otra oportunidad. Solo tengo una “deuda perpetua” con bancos y Diputación, que solo me genera intereses y más deuda. Para mí inasumible. Si fuera una deuda hipermillonaria seguro que me la condonarían, como hicieron con los defraudadores a hacienda, pero por desgracia no es mi caso. Yo solo debo alrededor de 10 mil euros. Pero ni siquiera quieren refinanciar la deuda. ¿Alguna institución me va a decir como coño lo voy a pagar si las cuotas que puedo dar solo cubren los intereses?

Lo dicho: Es lo que se llama una deuda perpetua. Que NO ME DEJAN, pero que a mi me gustaría finiquitar. Llevo mucho tiempo ahorrando de mi RGI a base de muchos sacrificios. Pero así voy a tardar mil años en poner en marcha mi proyecto.

Yo solo quiero salir de la calle y volver a sentirme una parte útil de está sociedad. No quiero depender más de la RGI. Pero nadie contrata a un ex-yonky sin ninguna experiencia laboral, y mucho menos se le va dar ayudas para poner en marcha una empresa. ¿Me tengo que resignar a vivir de ayudas toda mi vida? ¿A volver a la calle cuándo algún lumbreras de Lanbide (como ya me pasó el año pasado) decida que ya no me merezco la RGI? Ustedes hablan de no dar peces, y de enseñar a pescar. Yo ya sé pescar. Soy de familia de agricultores y he hecho cursos de agricultura ecológica y permacultura.

Por favor denme una caña para que no tenga que pescar con las manos vacías. Esa es toda mi idea. No sé si me podéis echar una mano. Gracias por leerme de todas maneras. Para mí ya es mucho, puesto que en algunos sitios ni a eso se dignan.

Jose Luís, El Flautista.

 

EN DEFENSA DE LA SALA DE CONSUMO SUPERVISADO: La Reducción de Daños y la Baja Exigencia en Bilbao

Calle Bailen, Bilbao.

 

La Sala de Consumo Supervisado abrió sus puertas en Noviembre del 2003, en Bilbao. La sociedad vasca no ha sido ajena al fenómeno de las drogodependencias y las instituciones han sabido poner en marcha diversas iniciativas para dar respuesta a los problemas derivados de los consumos de drogas.

La actual red existente (Pisos de apoyo a tratamiento, Servicios Sociales, Centros de Baja Exigencia, Comunidades terapéuticas, Salud Mental y Educativos) es fruto de tres décadas de intenso trabajo colectivo implicando a profesionales, instituciones y ciudadanía. Ante la complejidad radical que implican las adicciones, y la necesidad de ampliar sus marcos de atención social y sanitaria, surge la estrategia de Reducción de Riesgos, y la Baja Exigencia encuentra cobijo y razón de ser en el escenario de las políticas más progresistas de actuación en el territorio de Bizkaia. De esta manera surgen, desde diferentes lugares, iniciativas que abordan la cuestión de las toxicomanías desde Otro lugar, con Otras miradas.

Esta perspectiva presenta alternativas más flexibles y más acordes a las características actuales de la red de atención social siendo capaz de acoger, dar asilo, a las particularidades de las personas que atendemos, posibilitando así la creación de programas, estrategias, dispositivos y acciones que atiendan a estas singularidades, como punto ético irrenunciable.

Recordemos que el concepto “Reducción de Daños” como estrategia de intervención ante los problemas derivados del abuso de drogas no comenzó a usarse hasta finales de los años ochenta como respuesta a la importancia que adquirieron los problemas asociados al consumo, especialmente la epidemia del sida entre los usuarios de drogas inyectadas en los países occidentales. En la génesis y en el posterior desarrollo de estos nuevos escenarios se encuentra el Movimiento asociativo como pilar fundamental. Es a raíz de la iniciativa particular de asociaciones y colectivos ciudadanos que comienzan a surgir diversos espacios comunitarios dedicados a la atención socio-sanitaria de poblaciones en riesgo de exclusión social, toxicomanías o Salud Mental.

En este contexto nacen en Bizkaia durante la década de los 80 nuevos dispositivos en la red de atención en Salud Mental (efecto de la reforma psiquiátrica): Centros de Salud Mental, Unidades de psiquiatría infantil, Hospitales de Día, Servicios de alcoholismo y ludopatías, Módulos psicosociales, Centros para el tratamiento de toxicomanías, Programas de Mantenimiento con Metadona, Centros de Día, Comunidades Terapéuticas de toxicomanías, Clubs psicosociales y Servicios de rehabilitación comunitaria, entre otros.

En nuestro entorno más próximo se crean a su vez Servicios de atención diurna y nocturna, Centros de Día, albergues sociales, una Sala de Consumo Supervisado, pisos tutelados, recursos dedicados a la Reinserción social y laboral, Asociaciones de usuarios y familiares o Actividades de ocio y tiempo libre. Así mismo, desde la red Sanitaria se promueven Programas sectoriales de prevención, atención primaria, detección precoz, Urgencias psiquiátricas, hospitalización o programas de rehabilitación, entre otros. Es entonces cuando comenzamos a vislumbrar la necesidad de coordinación y trabajo en red entre los diversos recursos socio-sanitarios, fortaleciendo el tejido social y profundizando en las metodologías del acompañamiento desde el marco que nos proporciona el Modelo de Reducción de riesgos y daños asociados al consumo de drogas.

Así, el objetivo de esta nueva manera de mirar la cuestión de las drogodependencias deja de ser únicamente la abstinencia en el uso de sustancias y la criminalización de aquel que pese a las recomendaciones del discurso neo-higienista decide continuar consumiendo. Entonces la abstinencia ya no se plantea como condición sine qua non (de carácter más bien obligatorio), y las recomendaciones pasan a centrarse en la atención social, sanitaria, terapéutica o legal orientada hacia la disminución de los riesgos asociados al consumo y las problemáticas sociales que de ellos se derivan. Sin embargo este modelo no solo implica un cambio en los objetivos planteados y por lo tanto en las estrategias a poner en marcha, sino que implica también una transformación en la filosofía que subyace a estas estrategias, es decir, exige un cambio en las creencias, las actitudes, los pensamientos y los discursos contemporáneos que se articulan en torno a la cuestión de las drogas y a los fenómenos de desinserción social y Salud Mental asociados.

Es decir, el modelo de reducción de riesgos y la Baja Exigencia no se detiene ante los efectos del tóxico en la salud, sino que propone un abordaje integral de la persona y de todas aquellas facetas que puedan verse afectadas por el consumo de drogas, como son el aislamiento social, la exclusión del circuito laboral y educativo, así como la evitación de los efectos excluyentes derivados de la actuación del sistema penal y policial, poniendo a trabajar juntos a los profesionales de diversas disciplinas sociales y sanitarias para abordar la complejidad del fenómeno que nos ocupa.

En este contexto, lo que conocemos como Dispositivos y Servicios de Baja Exigencia se han mostrado especialmente útiles, eficaces e imprescindibles para operar en el tratamiento comunitario de las adicciones, la Salud Mental comunitaria y las desinserciones sociales. En mi opinión este tipo de servicios nos dan la clave para pensar la atención social general y las coordenadas que ha de seguir el programa institucional en la actualidad. Podemos pensarlo quizás como el laboratorio en el cual vamos a poder encontrar la orientación que nos conviene aislar, y asimilar, de cara a producir una atención social eficaz, ética y humana que atienda tanto a las particularidades de las personas como a las singularidades de los profesionales, disciplinas y servicios, de acuerdo con su función dentro del aparato de la atención social y la diversificación de las redes actuales de atención social.

Se trata de servicios más flexibles, más líquidos, más dúctiles a los cambios sociales, que se adaptan muy bien ante los nuevos modelos de consumo y ante el escenario actual tan marcado por el signo inequívoco de la fragmentación social. Servicios en donde hemos aprendido la utilidad de la escucha y de la palabra, donde aprendemos cada día a pensar nuevas maneras, inéditas, una por una, de hacer consistir el lazo social, atendiendo a las invenciones particulares de las personas que atendemos.

En este sentido y para mostrar su verdadera eficacia social, el modelo de atención socio-sanitario debería interesarse especialmente por lo que ocurre, digámoslo así, a pié de calle. Y en particular en la atención a aquellas personas que padezcan causas graves de salud, limitaciones funcionales, Salud Mental, o se encuentren en situaciones de especial vulnerabilidad o riesgo de exclusión social, y necesiten de una atención social y sanitaria simultánea, coordinada y estable. Personas que nos ponen a trabajar juntos, a unos y a otros (En red), en la atención de aquellos casos que quedan más alejados del lazo social.

En la actual configuración de la red de servicios de Bizkaia, que es fruto de una estrategia colectiva y de muchos años de trabajo, resulta imposible entender la red de atención social sin los servicios de Baja Exigencia. En este sentido es tan importante la labor de la trabajadora social de los Servicios Sociales de Base, como el trabajo del educador social de calle. Ambas funciones solo encuentran su sentido en el conjunto de la red, ¿por qué? Porque hoy en día es necesario saber que el tratamiento es la red.

En consecuencia, este Modelo de atención que tenemos en Bizkaia involucra en su intervención la creación de equipos interdisciplinares capaces de acoger en su seno distintas disciplinas y discursos. Así mismo, el trabajo en equipo cobra un especial papel como eje y sostén de la intervención. Se trata, por tanto, de “engrasar la red” desde sus cimientos, buscar aquellos resortes y engranajes necesarios para hacer operativa una asistencia social adecuada, flexible y operativa, sin renunciar a un punto ético fundamental, a saber, la atención particular de cada persona, cada persona ha de ser acompañada de manera diferente. La persona debe ocupar por lo tanto el centro de la red, la red solo tiene sentido si sostiene a las personas. Porque no nos engañemos, es la persona la que crea la red, su propia red, y no al revés. Esto implica, de entrada, cierto grado de humildad por parte de los profesionales.

En síntesis, el Modelo de la Baja Exigencia implica un giro conceptual en los dispositivos de trabajo asistencial y preventivo, donde la intervención se asienta en una filosofía comunitaria, lo que favorece, potencia e impulsa el desarrollo de intervenciones en otros muchos campos, Salud Mental, Servicios Sociales y Educativos, de tal manera que podamos atender a las personas en sus diferentes procesos de incorporación social.

Podemos considerar, tal vez, que lo que conocemos como Baja Exigencia nos proporciona una vía de acceso imprescindible e irrenunciable para comprender, por ejemplo, las coordenadas previstas por el programa ins­titucional, en tanto en cuanto los servicios en los que trabajamos van a ser capaces de acoger o no a estas personas, o si por el contrario van a segregarlas, a dejarlas caídas de la atención social. Es decir, estos casos subvierten, en gran medida, la propia lógica institucional. Son casos que nos animan a pensar otras maneras de hacer Educación Social, ante la emergencia de un saber que está por venir en el tratamiento de la red de atención social y las problemáticas emergentes.

Resulta imprescindible que existan este tipo de dispositivos para atender de manera integral las cuestiones actuales de la adicción y las fragilidades sociales en Bizkaia.

Ante la noticia del cierre de la Sala de Consumo Supervisado de Bilbao, a 26 de Junio del 2014.

Cosme Sánchez Alber

Técnico en Intervención Social

Comisión Ciudadana Antisida de Bizkaia

RITXAR COMPARTE: SUS LIBROS, SUS HISTORIAS

-

Kaixo, voy a informaros de unos cambios que voy a realizar en el blog. Pues al ser una forma de comunicación nueva para mí, y dado que yo no soy ducho en manejarme a través de estos medios digitales, pues a medida que vamos avanzando espero que este espacio se vaya configurando a gusto de todos, el mío y el vuestro.

EL QUIJOTE LEYENDO

El primer cambio que voy a realizar es cambiar el nombre del blog. ¿La razón? Muy sencilla. Un amigo, en vez de buscar el blog a través de la web de la Comisión Antisida de Bizkaia, lo buscó directamente a través de Google y cuál fue su sorpresa, que había no pocos blogs con el mismo nombre. Es por esta razón, y para evitar confusiones, para aquellos que no encuentren el blog entre tantos otros, o sea, por el bien de nuestro blog y dado que internet es un mundo lleno de posibilidades que he decido elegir un nombre exclusivo. ¿Para qué vamos a llamar a un blog tal y como se llaman otros? Si podemos ser únicos y exclusivos. Por lo tanto, para el mes que viene dejará de llamarse EL REFUGIO DE “EL LECTOR” y pasará a llamarse “RITXAR COMPARTE: SUS LIBROS, SUS HISTORIAS”.

Espero que me ayudéis a configurar este blog a gusto de todos pues al fin y al cabo se trata de un espacio para compartir, y a través de los comentarios me podéis aportar ideas, cosas que creais que se puedan mejorar, pues creo que si participais también vosotros se irá configurando a gusto de las dos partes.

También os adelante que el nuevo título “RITXAR COMPARTE: SUS LIBROS, SUS HISTORIAS” es porque voy a añadir algún pequeño matiz, sobre mi mismo. Para que conozcáis quien es la persona que comparte con vosotros sus lecturas, sus opiniones y sus historias. Esto viene porque un estudiante de periodismo llamado Martín, y su hermano Daniel, tienen una revista digital y me han hecho una pequeña biografía que han publicado en su revista llamada “LA ESPIRAL.DEUSTO.ES”. El título del reportaje sobre mí se titula “VIDAS OCULTAS DE BILBAO (1): EL HOMBRE QUE VIVÍA A LA INTEMPERIE”. Yo, a título personal, les felicito de corazón por la calidad del reportaje, de la ilustración y por el trato que les aporté sobre mi vida. Al recordar ciertas situaciones yo volví a sufrir el dolor pero cuando él me enseñó la biografía acabada, todo ese dolor y ese miedo del trato que podía haber dado al reportaje valió la pena sufrir el tiempo. Pues al leer la biografía todo se convirtió en dicha, por su respeto, por su calidad periodística y narrativa. Y de corazón te deseo y te adelanto que vas a tener un gran futuro. Solo decirte gracias por no hacerme daño y hacer una obra de arte.

También quiero compartir con los lectores que Ramiro Pinilla se enteró del trabajo de mi biografía y me hizo llegar, a través de Martín, un regalo que me emocionó. Me trajo cuatro libros firmados y uno de ellos dedicado de su puño y letra. Un día de Mayo al ir a acostarme en mi saco de dormir, Martín estaba esperando para darme un paquete envuelto en papel de embalaje, y cuál fue mi sorpresa cuando vi que eran cuatro libros del propio Ramiro Pinilla, firmados todos y uno dedicado. Martín se dio cuenta de que no tenía palabras para agradecer tal presente. A Ramiro Pinilla y a él, por su iniciativa.

También me gustaría compartir con vosotros un artículo que escribí en una revista que ya no se publica, y que era gratuita, llamada “LA CALLE DE TODOS”. Era publicada por la Comisión Antisida de Bizkaia y en su página la podéis encontrar. Mi artículo, en particular, llevaba por título “MI AGRADECIMINETO, MI INDIGNACIÓN”. Pinchando en el título os saldrá mi artículo que sí me gustaría que leyeseis. Se trata de la experiencia que paso durante mi estancia, donde leo y duermo. Es una crítica a las personas que piensan que por el hecho de que yo sea un indigente se piensan que están por encima de mí. También muestro mi agradecimiento a las personas que respetan y no te desprecian por tu condición.

Por lo demás, os deseo que paséis un buen mes de Junio y hasta principios de Julio que saldrá el siguiente blog “RITXAR COMPARTE: SUS LIBROS, SUS HISTORIAS”. Os deseo el bien para todos y de corazón un abrazo, un beso y hasta el mes que viene. Gracias.

Ritxar

Bilbo, a 30 de Mayo del 2014.

 

¿DIAGNÓSTICO? NO RENTABLE. La Asociación Itxarobide interrumpe temporalmente su actividad

La veterana ONG Itxarobide se ve obligada a interrumpir temporalmente su actividad por la falta de apoyo institucional. O reciben de forma inmediata el apoyo institucional necesario o se verán obligados a bajar la persiana de forma definitiva. El equipo de voluntariado y técnico de la entidad sin ánimo de lucro ha comunicado que cesa su actividad y ha llamado a sus socios y usuarios a una reunión abierta.

Mas información en los siguientes enlaces:

 

 

 

EL REFUGIO DEL LECTOR. AUTOR DEL MES: DAVID SAFIER, buenos ratos y muchas risas

Maldito Karma, David safier (2007)

Kaixo a todos, espero que hayáis pasado un buen Mayo para que podamos empezar un mejor Junio. Hoy os voy a presentar a un autor, no muy conocido ni reconocido, o eso me parece a mí, pues en conversaciones con otras personas, pocas de ellas han oido hablar de él. Ni de su nombre ni de sus obras, que de momento son pocas.

Este autor ha escrito, hasta el momento, cinco libros y, para suerte mía y la ayuda de la persona que me lo dio a conocer, he conseguido leer los cinco libros. Os voy a enumerar los títulos para comentaros una pequeña opinión personal.

  1. Maldito Karma (2007)
  2. Jesús me quiere (2008)
  3. Yo, mi, me… contigo (2010)
  4. Una familia feliz (2011)
  5. ¡Muuu…! (2012)

 

La pequeña opinión es que los títulos me parecen super originales, es que yo como los he leído juego con ventaja. Lo primero, voy a dejar de irme por las ramas que si hago el mono después no encuentro en qué árbol estaba. Hace unas líneas atrás os comentaba que no se trata de un autor conocido ni reconocido, pero me refería en nuestro país pues nuestro autor es David Safier, alemán, en donde sí es conocido y reconocido. Más exactamente de la ciudad de Bremen donde nació y reside en la actualidad. Por lo poco que he leído sobre él, en su Alemania natal debe de ser un guionista de éxito donde ha cosechado series para televisión de éxito y también tiene sus premios por ello. Parece ser (siempre expuesto a equivocarme) que está haciendo sus pinitos con la escritura destinada a lectores y no tanto a telespectadores y creo que tiene un “don” que nos va a cautivar a nosotros también.

Yo Ritxar, autor de este humilde blog, voy a poner mi granito de arena para que los lectores que no lo conocen, lo hagan y si tienen la oportunidad lo lean. Pues de verdad que merece la pena. Son libros ligeros, agradables de leer, no son muy extensos y con letra clara para los lectores que tengan algún problema de visión. Además son de un vocabulario muy básico, me refiero a que son fáciles de leer y entender, y como se decía en mis tiempos, es para todas las edades, o sea para todos los públicos, yo diría “sin rombos”, expresión para la que sí hay que tener cierta edad para entenderla.

Bueno, voy a volver al árbol que en vez de un mono parezco un macaco yéndome por las ramas. Supongo que sabréis perdonarme pues parece mentira que todavía no os haya comentado cual es el “don” o punto fuerte de nuestro David Safier. Yo siempre he estado convencido de que hacer reír a través de la lectura es muy difícil y este es precisamente el punto fuerte de nuestro escritor: El humor. Y no os hablo que leas un libro de los suyos y te haga un poco de gracia en algún capítulo, no. Os hablo de empezar a leer uno de sus libros y, hablando en plata, no parar de reírte a carcajadas hasta que lo cierras. Unos más que otros, pero todos súper divertidos y que te dejan un buen sabor de boca.

Yo mismo, que soy persona que leo en la calle, me he tenido que controlar la risa para que las personas que pasaban cerca de mí no pensaran que tanto tiempo viviendo y leyendo en la calle me hubiera vuelto loco de atar. Al verme reír sin control hasta el punto de tener que dejar de leer el libro, por reparo de llamar la atención.

Estamos en un mundo donde casi todas las noticias que nos llegan a través de los medios son tristes, dramáticas y alarmantes. Estamos en una sociedad donde todo nos lo hacen ver del lado malo, donde resaltan las miserias de nuestra sociedad y donde cada vez es más difícil reírse. Pues bien, amigos lectores, nos ha salido un autor que a mi y desde mi os lo recomiendo. Si lo que uno pretende es pasar un buen rato, reírse seguro y olvidar un poco tanto drama y tristeza que sufrimos esta humanidad, por llamarla de alguna manera.

A mí me han divertido los cinco que ha escrito pero personalmente recomendaría el primero que escribió con gran éxito: MALDITO KARMA. Y el que más me ha divertido y me dejó un grato recuerdo es el tercero: YO, MI, ME… CONTIGO pero reitero que con cualquiera de los cinco vais a pasar un buen rato. Es más, hasta me atrevo a decir que si lees alguno o llegas a leer los cinco y no consiguen hacerte reir entonces cabría la posibilidad de que el problema no sean los libros, ni el autor, el problema sería tuyo que no sabes reírte.

Ya desearía yo que se publicaran más libros de este estilo para endulzarnos un poco más la vida, que bastante negra está. Y en esta vida hay más colores y para eso están, para utilizarlos. Y con esto voy a terminar la sesión literaria, no sin antes deciros que en la próxima entrada os voy a comentar algunas novedades, y ya me diréis que os parecen.

Ritxar, Mayo 2014

La Sala de Consumo ¿Cuanto tiempo vamos a retroceder?

Fotografía tomada en el Muelle de Marzana, Bilbao.

En un tiempo en que los usuarios de la sala de consumo pensábamos que el debate en torno a esta debería ser la manera de aumentar u optimizar las horas en las que esta permanece abierta, nos encontramos con que se cierra los fines de semana y festivos.

Estamos en contra de esta medida por las siguientes razones:

SALUD: No queremos tener que drogarnos en sitios donde normalmente la gente va hacer sus necesidades, que son los únicos sitios donde nos podemos esconder.

También en estos días hemos visto como lugares habituales se vuelven a ver llenos de jeringuillas usadas.

Creemos que no es bueno que esto suceda, ni para nosotros, ni para la gente que pasa por allí.

Otro problema para la salud es tener que consumir solo, sobre todo personas que no consumimos a diario. De las dos últimas veces que he estado en el hospital, a causa de sufrir una sobredosis, las dos me ha ayudado la sala de consumo. ¿Qué hubiera pasado si hubiese estado en algún sitio aislado?

Tampoco todas las farmacias hacen intercambios, y estos días de repente se ha vuelto a ver a gente buscando desesperados jeringuillas por ahí. No todo el mundo puede afrontar el gasto de usar una jeringuilla nueva en cada consumo, ¿De qué nos ha servido años de educación en temas de salud, si luego no se ponen los medios para poder ponerlos en marcha?

Con el tiempo la gente se volverá a acostumbrar a consumir fuera de la sala. Para nosotros es una cuestión de hábitos. Esta medida va a hacer que cada día se vea cada vez más vacía, ¿Es el objetivo de esta medida, el cierre definitivo de la sala?, porque desgraciadamente es lo que va a conseguir.

Por lo tanto nos encaminamos a una situación donde la sala se queda vacía, posiblemente tenga que cerrar. ¿Queremos volver a poner en la calle a gente que consume en deplorables condiciones de higiene, con el peligro de verse solo, en situaciones de sobredosis?, ¿Han de llenarse nuestras calles de jeringuillas, y que la gente nos tenga que volver a llamar la atención?

En poco tiempo ya se ha visto como la sala va quedando vacía.

También nos quedaremos sin la educación de los cursos que se imparten, por no mencionar que algunos de que allí van es el único (o casi) contacto que tenemos con un recurso. ¿Cuánto tiempo vamos a retroceder en los escasos derechos que tan duramente nos habíamos ganado?

Jose Luis, El Flautista

El hombre que leía a la intemperie

Retrato de Richar, por Naiel Ibarrola

Richar lee. Se pasa el día leyendo a Poe, a Nietzsche, a Baroja, a Pinilla, y también libros de historia y libros de física cuántica. Los vecinos de la zona lo saludan por su nombre y él sonríe, educado. Cuando le pregunté por qué leía, ésta es la historia que me contó, su historia.

Continúa leyendo el artículo en LA ESPIRAL

USA LA CABEZA a favor de la diversidad cultural, por CEAR EUSKADI

 

Mural en la Calle Bailen, barrio de San Francisco, Bilbao.

En CEAR-Euskadi seguimos dando pasos en el camino del cuestionamiento de los prejuicios hacia otras culturas. Para ello, nos hemos servido del proyecto que llevamos a cabo el año pasado visitando peluquerías de diferentes culturas y hemos creado el documental   “PELUQUERÍAS POR LA DIVERSIDAD CULTURAL, en Bilbao”, con entrevistas a algunas de las personas que participaron en él.

En este documental tratamos de mostrar, y demostrar, cómo una charla cercana y relajada en un lugar tan cotidiano como la peluquería puede cuestionar algunos de nuestros prejuicios hacia otras culturas.

Para intentar hacer llegar nuestro mensaje al máximo número de personas posible, hemos creado la página de facebook “Usa la cabeza a favor de la diversidad cultural”donde hemos colgado el documental. Nos encantaría que le echarais un vistazo y que le dieras la mayor difusión posible a través de vuestros contactos.

Queremos llegar a la ciudadanía de Bizkaia usuaria de redes sociales de ámbito social y comunitario. Os pedimos que colguéis el enlace en vuestro muro para que pueda llegar así a todas las personas que os siguen.

CEAR EUSKADI

elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.