Descuidar nuestras necesidades

 

A  lo largo de nuestra vida, y en algunos casos de forma realmente dramática, se nos ha animado a descuidar nuestras necesidades, a poner siempre las necesidades de los demás por delante de las nuestras. Es, una vez más, la recomendación tantas veces repetida: “No seas egoísta” A veces esto se traduce en una incapacidad patológica para decir “No”.

Y esta incapacidad es aprovechada, no le quepa duda, por otras personas menos “escrupulosas”.

 En muchos casos ese aprovechamiento es consciente y deliberado, lo cual tiene la ventaja de que suele ser bastante descarado. Otras veces es inconsciente, lo que es casi peor, pues resulta más manipulador y se llega a colocar sCuando una puerta se cierra, otra se abre, pero a menudo vemos tanto tiempo y con tanta tristeza la puerta que se cierra que no notamos otra que se ha abierto para nosotros. obre las personas que no son capaces de decir “No” una serie de papeles, de atribuciones y de obligaciones que hace que su vida se convierta en algo muy miserable. Es como La Cenicienta del cuento, sólo que aquí no es fácil que llegue el Príncipe Maravilloso a sacarla de ese estado.

 

Esta historia tiene, eso sí, una ventaja: Estas personas se sienten tan desdichadas, están tan prisioneras en ese papel general de servir a los demás, que tarde o temprano buscan ayuda para salir de esa situación.

Entonces es cuando acuden a terapia y después es cuando, como resultado de la misma, reciben con regocijo el reproche de sus cónyuges, de sus padres o de sus hijos: “Es que, desde que estás haciendo terapia, te estás volviendo una egoísta, una insensible… ¡Es que nada más que piensas en ti¡

 

(Me doy cuenta de que lo he escrito en femenino. Lamentablemente creo que abunda mucho más en este género, por lo que me parecía injusto escribirlo en masculino, mucho más neutro, como si se diera de la misma manera para unos y otras. También me doy cuenta de que hablar de ventaja en estas circunstancias es un eufemismo o un sarcasmo, pero es que la realidad me parece pavorosa para esas personas y no puedo más que fijarme en ese aspecto positivo esperando que muchas más acudan a terapia o, simplemente, se den cuenta por sí mismas y digan “Basta”)

 

El resultado es que, cuando empezamos a darnos cuenta de que hemos dejado nuestras necesidades de lado, comenzamos también a conocer a personas y entornos en los que se hace más fácil satisfacer nuestras necesidades de una forma saludable. Y, poco a poco, conforme vamos avanzando en este proceso de darnos cuenta, reconocemos asimismo que somos nosotras, que somos nosotros quienes mejor podemos ayudarnos a nosotros mismos. Que somos “básicamente un milagro y dignos de ser amados”, empleando la expresión de Virginia Satir

Saludos queridos emnautas. No podía dejar pasar este aniversario de 80 posts sin tratar algo transversal: la asertividad y la autoestima, temas que no pueden olvidarse nunca porque a todos, enfermos o no, nos afectan. El artículo no es mío (cuando veo algo interesante y bien expresado lo copio para el futuro) pero estoy totalmente de acuerdo y también convencida de que quererse a uno  mismo es el primer paso si se desea querer a los demás.

(Sobre ello hay cientos de libros, el más clásico es Cuando digo No me siento culpable de Smith)

¿Están tus necesidades satisfechas?

Y en este momento tampoco puedo dejar la ocasión y aprovecho para desearos FELIZ NAVIDAD y PRÓSPERO AÑO NUEVO.

Disfrutad y sed felices todo lo que podáis. Cuando una puerta se cierra, otra se abre, pero a menudo vemos tanto tiempo y con tanta tristeza la puerta que se cierra que no notamos otra que se ha abierto para nosotros.  

Afectuosamente

Laura

Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.