Experiencia personal con el yoga

Mi primer encuentro con el yoga fue en Adembi, con nuestro querido Tomás.

Fui tomando contacto con la ACTITUD, la RESPIRACIÓN (pranayama), la RELAJACIÓN. todo ello fundamental. Esto comenzó hace unos nueve años.

Luego me cambié al polideportivo municipal. Con cierta prevención porque no sabía qué me iba a encontrar. Tod@s eran “normales” (ja, ja ¿yo no? ya sabeis, paranoias…) No caminaba bien y no aguantaba mucho de pie.

Lo maravilloso del yoga es que todo es tan sencillo…

Comentada mi situación con la profa (querida Maite) ella contestó:

Tú haz lo que puedas.
Poco a poco, sin forzarte y si sientes dolor párate.
Lo irás aprendiendo todo.

Así fue.

En el yoga voy aprendiendo:

A escuchar, querer, respetar, cuidar el cuerpo. Es el único que tenemos y nos acompañará toda la vida
Era difícil cuando ya no me podía fiar de él. A veces hasta renegué y lo maldije. Supongo que esto no me pasa a mí sóla ¿no?

Las posturas (asanas)no son lo fundamental por muy bonitas que queden en la tele…

Lo fundamental es la CONCENTRACIÓN, la VIVENCIA del cuerpo.

No hay competición, ni contigo ni con los demás. (Nótese la diferencia con la vida cotidiana).

Y a tener paciencia. La paciencia… ¡qué cara es! Pero qué necesaria para todo. Hoy en día no hay paciencia para nada en ningún sitio.

Si comienzas a tener paciencia con el cuerpo, poco a poco se va extendiendo a todo. Y es más fácil.

Y también aprendí a ir viendo las cosas de otra manera. A contextualizarlo todo, a dar valor a lo que lo tiene, a valorar todo lo bueno que hay en la vida, en mi vida
Hay mucho y si sólo pensamos en lo que no tenemos hacemos que todo vaya a peor. La psicología ya me lo había enseñado hace mucho. Esto es la práctica.

Las lecturas de sabiduría oriental que se hacen en clase, los comentarios, los compañer@s… todo junto es de una riqueza incalculable.

Esta es mi experiencia con el yoga. Ratifico que, como suelen decir, es una excelente ayuda para encontrar el equilibrio entre el cuerpo y el espíritu.

Os lo he contado a todo correr e igual hay hasta faltas. ¿Recordais que decía que me quedaba poquito? Pues fui un día a acabarlo y poder publicar y me encontré con un desastre: algo había pasado ¡y no estaba! Así que a rehacerlo otra vez. Este es el resultado. Creo que tengo que llevar el aparato a desinfectar porque hace muchas cosas raras…

Ahora me voy a descansarrr tranquilamente con el nuevo post publicado


Lo que puedo decir es que no voy a yoga a entrenar, ni a adelgazar, ni a quitar el dolor, ni a flexibilizarme, ni a iluminarme (ja, ja). No voy a yoga esperando resultados inmediatos, voy a seguir aprendiendo a recorrer este camino que es la vida.

Voy a tener contacto conmigo misma, con el mundo, con la Naturaleza y los demás.

Voy a SER.


Besos a tod@s y gracias por vuestra paciencia.

Contadme cosas como últimamente.

Cuidaos y quereos mucho, mucho, mucho

Om Shanti
Laura

Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.