BUENOS HUMOS 2011

Hola queridos/as amigas/os.

Después de las Navidades y su alboroto/desorden/confusión, aquí estamos en este nuevo año 2011.

Espero que hayáis disfrutado todo lo posible para afrontar de nuevo el día a día. ¡Bendita rutina! -Digo yo cuando se acaban estas fiestas.
Y que conste que siempre me han gustado y animado. Pero ahora, tanto cambio y tanto estar en otros sitios que no son mi casa me acaban agotando. No le dedico demasiado tiempo ¡qué más quisiera!, pero esas comidas tan largas, tanto rato quieta, la fatiga, la espalda… Mucha gente dice en general que está cansada de tanto lío pero a mí, ya sólo que cambie mínimamente la rutina semanal me agota, me resulta extenuante y ¡qué difícil es explicarlo y que la gente lo entienda! Supongo que os pasa a vosotr@s también ¿no? por mucho que hables, que expliques…

Pero también se disfruta, las sobrinas; la familia, tanto la mía como la política y el intercambio de todos.

Pero yo ya tengo ganas de que acabe este lío y, nada, cada mochuelo a su olivo y cada uno en su casa y Dios en la de todos


Después de este comentario de nuestras cositas, no puedo dejar de hablar en estos días de lo que está en boca de todos. No hay más que acercarse a los medios de comunicación. Imágenes, noticias, tertulias… desde luego el tema llena minutos y espacios. Y llena, y llena hasta el punto de marearnos a todos.

Lo primero, diré que yo he fumado, pero mucho, además. Varias veces lo dejé: una varios años y volví (paradójicamente cuando trabajaba en prevención de drogodependencias), fumaba menos pero me costaba encontrar de nuevo el momento. Luego dejé otra pero sólo varios días, y luego la última hace ya unos cinco años, o por ahí. También tengo que decir que no era intransigente, una de mis mejores amigas fumaba un montón y ahora ya no. Ahora la gente estará pensando eso que siempre se dice: los ex sois los peores… en mi caso no creo que sea así. Lo que ocurre es que yo veía claramente los efectos en mis pulmones y mi garganta. ¡Gracias a Dios!

La entrada en vigor de la nueva ley que regula los lugares en los que se puede fumar. Polémica ley que hace que los intransigentes se pongan violentos, que los contrarios al gobierno aprovechen el tirón, que gente seria utilice las redes sociales en contra de ella, hasta hay bares insumisos, que algunos lo comparen con la dictadura, con la inquisición, con el nazismo… pero… ¿estamos locos? También es de alucinar que hoy en día, que nadie se moviliza, lucha, por nada tengamos este lío y estas declaraciones alucinantes en nombre de la ¿libertad?)

Que hace que oigamos por todos los sitios quejas de fumadores que se sienten “apestados”. Apestada llegaba yo a casa con sólo tomarme un café con leche (y él, y ella, y fulano, mengano, zutano…) . Acosados ¿porque les piden que no fumen donde molestan y perjudican la salud a otros? ¿Porque no se puede fumar después de comer? ¿No tuviste suficiente con las molestias que causaste a los comensales vecinos con tu puro? Ahora te dicen que no puedes hacerlo y en vez de tomarlo con tranquilidad y paciencia despotricas contra los que te repiten que dañas tu salud y la de los de tu alrededor. Lo criticas todo, al gobierno, a la ministra y a todo lo que se ponga por delante. Y reulta que los no fumadores, que han tragado y sido apestados por tu humo ,ellos son los intransigentes Y la culpa es del Gobierno, de los medios de comunicación, de los médicos, ¡si muchos de ellos fuman! Y cantinelas así.

Yo creo que hay que ser razonables, no creo que sea necesario delatar a nadie, no creo que las pérdidas en la hostelería vayan a hacer cerrar locales, no creo que todas esas predicciones catastróficas se vayan a cumplir (creo más bien que era un “calentamiento previo al partido”,político-mediático más que otra cosa. Recordemos que lo normal, habitual no es noticia). Creo que la gente es civilizada y que siempre hay excepciones, y hará, haremos todos, como han hecho en otros países. Creo que todos ganaremos en salud.

Desde el principio pensé que esto se tenía que haber hecho a la primera y no aquella pijada de cada local como quiera, y los grandes separar zonas. Ahora deberían abonarles su inversión. Ahora somos todos iguales. Antes no.

Supongo que se me nota que estoy dando, como se dice, palmas con las orejas. Pues sí, esta mañana me he tomado un café y he venido a casa sin un olor nauseabundo (y él, y ella, y fulano, mengano, zutano…) . ¡Aleluya!

Bueno pues le daba vueltas a esto y la verdad, me he quedado ancha.

Por lo demás las Navidades han sido bonitas, he disfrutado con mi gente y me he debido portar bien porque he tenido regalos; y estoy contenta.

Yo sigo parecido, la espalda, la fatiga y las piernas tan duras me lo ponen difícil pero yo no me achanto y en alguno próximo contaré algo más, y se van a enterar, porque lo vais a saber todos.

Pero hoy no me podía callar esto.

De momento ¡¡Feliz año a todos!! ¡¡Y a los camareros especialmente!! Y a todos los que leen pero no se lanzan a hacer comentarios. Sé que sois muchos porque a veces me lo decís. Y a los que hacen comentarios, porque, como he dicho simpre, nos enriquecen a todos.

A cuidarse y ser felices.
Es lo que toca este año.

Para acabar, navideños saludos (hasta el año que viene no hay más saludos navideños, así que disfrutadlos, je, je)

Laura

Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.